Más de Opinión

Más que un quiosco, una seña de identidad

Nuria Pérez

Whatsapp
Quiosc Imperial Tarraco

Quiosc Imperial Tarraco

Si no hay nada que lo impida, el próximo 21 de octubre cerrará uno de los establecimientos más emblemáticos de la ciudad: el quiosco de la Imperial Tarraco, tras más de medio siglo de servicio a la ciudad. Ese día se extingue la concesión que tiene la familia Dueñas desde 1967 y el Ayuntamiento no tiene previsto sacarlo a concurso de nuevo porque los técnicos lo ven incompatible con el nuevo carril bici que habilitarán en la plaza y que enlazará con los Campus Catalunya y Sescelades.


Sin entrar en los argumentos técnicos de la decisión, se trata de una gran pérdida. Si hay un punto de encuentro clásico en la ciudad es el quiosco de la Imperial. Durante décadas ha sido el lugar de salida de autobuses del Imserso, de autocares de aficionados del Nàstic, de empresas, escuelas, equipos deportivos y el punto de arranque tanto de manifestaciones como de celebraciones festivas.


Todo eso se perderá si cierra el quiosco de la Imperial. De ser así, como antes sucediera con la Llibreria de La Rambla y otros comercios históricos, la ciudad se habrá encogido, más que un quiosco habrá perdido una de sus señas de identidad, uno de los elementos que le dan vida y en este caso, que nos han dado un servicio que no tiene precio, 362 días al año desde las seis de la mañana hasta bien entrada la tarde y soportando días de frío, calor, lluvia y viento.

Temas

Comentarios

Lea También