Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Medicina de Pamplona en la Tabacalera

El alcalde Ballesteros no podía terminar su conferencia sin un bombazo: Tarragona rechazó la Facultad de Medicina del Opus.

Whatsapp

El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros,  compareció ayer en su cita anual con el Col·legi de Periodistes para repasar el estado de la ciudad. En esta ocasión, Ballesteros dejó en segundo plano los grandes proyectos y centró su mensaje en apelar al sentimiento de pertenencia de Tarragona y en la necesidad de consenso.  El alcalde propuso «una gran alianza entre gobierno municipal y oposición para avanzar en los temas estratégicos» de ciudad. En principio, la idea de Ballesteros no ha cosechado mucho fervor. Los concejales de la antigua Convergència y de la CUP desairaron al alcalde ausentándose de la conferencia. No es Tarragona ciudad de consensos, ni siquiera para desafíos de incuestionable interés general como son los Juegos del Mediterráneo. Mucho ha tenido que ver la división interna en el hecho de que la ciudad no proyectara el músculo suficiente para evitar el aplazamiento. Precisamente sobre los Juegos, Ballesteros pasó de puntillas. La charla de ayer estaba en el registro moralizante, evitando la ciudad de los sueños inalcanzables. No está el horno para bollos. Pero como Ballesteros es muy locuaz, al final de la conferencia, en el tramo de tertulia con los periodistas, se le escapó la noticia de la noche. El Ayuntamiento rechazó una oferta de la Universidad de Navarra para comprar la Tabacalera y convertirla en una extensión de la Facultad de Medicina de Pamplona. Ballesteros no podía cerrar el acto sin un bombazo.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También