Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

N-340, trampa mortal

Whatsapp

Ya lo comenté meses atrás en un pequeño artículo de opinión y vuelvo a repetirlo ahora. Yo no conduzco por la N-340 entre L’Aldea y L’Hospitalet de l’Infant. No porque me guste la autopista ni sus abusivos peajes, injustificados en mi opinión, sino por la insoportable peligrosidad de este tramo de carretera nacional. Camiones a todas horas, ansiosos turismos dispuestos a adelantar lo más rápido posible, una calzada estrecha, fuertes rachas de viento durante muchos días del año, terceros carriles en la vía que aparecen y desaparecen, cambios de rasante...¿sigo?... caminos vecinales que acceden a la carretera, deficiente señalización horizontal...en 27 kilómetros, entre L’Aldea y L’Ametlla de Mar, 13 víctimas mortales de enero a septiembre.

¿Los ciudadanos de las Terres de l’Ebre debemos resignarnos a pagar peaje para garantizar nuestra seguridad? Estamos hartos, y hablo por muchos, de promesas y buenas palabras. Cómo se pueden destinar millones de euros en relucientes autovías en muchas zonas del Estado de un tráfico ridículo –he pisado más de una– y dejar este tramo a su suerte.

No me puedo creer que no haya dinero para acelerar de una vez el proyecto de construcción de la autovía A-7 en su tramo por las Terres de l’Ebre ni tampoco que sea tan difícil obligar a las camiones a circular bonificados por la autopista de peaje. Nuestros vecinos de Tarragona se quedan perplejos, no pocas veces, de nuestra vocación reivindicativa pero hay que recordar, y lo de ahora es una prueba, que el trato que padecemos es manifiestamente injusto. Y viene de lejos.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También