Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Nada que negociar

No hay nada que negociar con ETA, pero una actitud generosa del Gobierno ayudará a la convivencia en el País Vasco

Whatsapp

La banda terrorista ETAha sido derrotada sin paliativos en todos los frentes. Los conocedores de la situación dudan incluso que los etarras que puedan quedar tengan capacidad operativa para llevar a cabo ni siquiera la entrega de las armas. Sin embargo, los restos de ETA se empeñan en escenificar no una derrota, sino un desarme voluntario auspiciado por un cambio de estrategia. Más allá del gesto simbólico de huir de la humillación también subyace un último intento de forzar una presunta negociación sobre los presos que cumplen condena en diversas cárceles de España. La respuesta del Gobierno ha sido tajante. «No hay nada que negociar». ETAno tiene otra alternativa que entregar las armas y disolverse. Esta ha sido la posición del Gobierno de Rajoy desde un principio y no va a cambiar ahora cuando ya tiene el pie sobre la cabeza del enemigo. Las víctimas del terrorismo e incluso los votantes del PP no entenderían otra postura. No obstante, el paso del tiempo y la confirmación de la desaparición absoluta y total de ETA debe obligar al Gobierno a superar la herida que también ha dejado en una parte de la sociedad vasca la fracasada táctica asesina de los etarras. Después de la victoria, la mejor actitud el vencedor es la magnanimidad. Sin alardes, sin renunciar al éxito político que ha supuesto eliminar una lacra que ha golpeado a todo el país durante casi medio siglo. El Gobierno debe actuar con grandeza. Ser generoso beneficia la convivencia.

Temas

  • EDITORIAL

Lea También