Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

No estás sola. Avanzar hacia un trato igualitario de verdad

El goteo de agresiones a la mujer sigue creciendo insoportablemente. El juicio por la violación de una joven por un grupo llamado «La manada» es un espejo de cómo mira a la mujer esta sociedad

Javier Pons

Whatsapp
La Mirada. Por Javier Pons: 'No estás sola'

La Mirada. Por Javier Pons: 'No estás sola'

El sábado el corazón de Madrid se paró. Fue una convocatoria espontánea a través de twitter la que lanzó el primer grito: «No estás sola». Poco a poco, mientras los operarios municipales colgaban los adornos navideños y seguíamos sin entender el nuevo anuncio del sorteo de navidad, las calles del centro se fueron llenando de caras indignadas y voces firmes. Primero fue sólo un rumor pero éste fue creciendo hasta convertirse en un grito roto que atronó el centro de la capital y la paralizó durante unas horas.

El Parlamento Europeo convocó hace ocho años un proyecto científico para que estudiantes de todos los países investigaran sobre cuatro temas clave: células madre, los test genéticos, la medicina personalizada y la relación entre genética y violencia de género. Del estudio no surgieron  importantes avances pero sí alguna conclusión y es que no hay base científica que pruebe la causalidad genética en la violencia contra las mujeres

Por lo tanto no sirve de nada achacar a nuestros antepasados los neardenthales el inmenso catálogo de ultrajes al género femenino que ni nuestra educación actual ha conseguido corregir. Entre los que destacan anotemos: una infravaloración profesional por sistema, desprecio ante la defensa de sus diferencias y en el peor de los casos violacion y/o asesinato.

Estoy estos días presenciando atónito primero e indignado después cómo un juez José Francisco Cobo decide aceptar primero un informe de una detective privada sobre el comportamiento cotidiano de la víctima tras la agresión y una foto de Instagram donde la víctima aparecía junto a un maniquí que portaba una camiseta con el lema «hagas lo que hagas, quítate las bragas». ¿Qué demonios le habrá pasado por la cabeza a este profesional del que decían buenas cosas (antes de…) para manchar la justicia con estas decisiones?

El fondo del asunto

Qué tendrá que ver nada de todo eso con el fondo del asunto: una banda de salvajes que se conocen suficientemente bien como para autodenominarse «La manada» planean (véase la vergonzante lista de WhatsApp de los acusados) y ejecutan una violación en masa a una joven que tan sólo quería disfrutar su derecho a divertirse. Un grupo que debería pasar tras un juicio justo una buena parte de los años de su vida en la cárcel.

La defensa -que hace su trabajo- se queja de un juicio paralelo que se está desarrollando en los medios y ya en la calle. Una acción paralela que no hubiera existido si el tribunal -haciendo gala de una equidistancia que parece de moda y políticamente correcta- no hubiera insultado al conjunto de la sociedad. Hay que respetar la acción de la justicia… Sí claro pero también criticarla y con virulencia si hace falta; cuando se desvía de sus objetivos.

Qué tiene que pasar en esta sociedad para que nos despertemos y obliguemos a quien le toca a poner acciones definitivas que garanticen a las mujeres un trato igualitario (ni peor ni mejor) en el trabajo, un drástico giro en la educación sobre igualdad, opciones reales de conciliación (no brindis electorales al sol) y sobre todo el derecho a vivir.

¿Qué importa todo lo demás? ¿Qué importa el Procés? ¿Qué importa Bruselas? ¿Qué importa que Rajoy haya vuelto a engañar a Pedro Sanchez (el gran estratega de la izquierda que está dilapidando sin salir de casa el crédito ganado en sus primarias), que la electricidad se esté convirtiendo a la chita callando en un artículo de lujo, que la crisis sólo haya pasado para los bancos que a diferencia del Lloyds inglés no han devuelto el dinero que les hemos prestado, que nuestros políticos sigan destacando por una mediocridad asfixiante, que una mala persona brinde por la muerte repentina del Fiscal General del Estado sea del partido que sea… A ustedes no sé pero a mí estos días todo eso me importa más bien poco.

 

Periodista. Javier Pons Inició su carrera en Radio Reus. Ha sido director de “El Terrat”, director de TVE y CEO de Prisa Radio. Actualmente dirige la productora Globomedia (Mediapro).

Temas

Comentarios

Lea También