Más de Opinión

No hay más camino que el diálogo

El conflicto del Estado con Catalunya no tiene otra salida que el diálogo, ya sea en público o en privado, con luz o en penumbra

Whatsapp

Casi cómico podría decirse que ha sido el juego de afirmaciones y desmentidos que durante todo el fin de semana se han lanzado los representantes de la Generalitat y del Gobierno central sobre si ha habido o no ha habido contactos secretos entre ambas partes para buscar una salida al conflicto con Catalunya. Ni siquiera Rajoy quiso zanjar ayer esta comedia de enredo y se limitó a refugiarse en el argumento de siempre: está dispuesto a hablar siempre que no sea de un referéndum que suponga «liquidar la soberanía nacional o ponernos de acuerdo para ver como incumplimos la ley». Rajoy sólo admite el diálogo sobre infraestructuras y financiación, dos temas que los soberanistas consideran superados. Desde principios radicales será imposible avanzar en ninguna dirección. Ambas partes deberían dejar al margen los apriorismos y sentarse a dialogar. De otro modo será imposible alcanzar una solución, ni el público ni en privado. Rajoy sigue empecinado en esperar que la solución al conflicto provenga de la división interna de los propios independentistas, pero sin concretar una propuesta de solución para el problema es muy difícil romper el frente soberanista. Cuando la alternativa no es nada, el independentismo sólo hace que ganar adeptos. Es evidente que seguirá habiendo independentistas, como siempre los ha habido, pero el hermetismo a ultranza de Rajoy acabará logrando que acaben siendo mayoría absoluta.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También