Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Nuestra oposición

Pueden llamarnos ilusos pero sé que el mundo lo cambian los ilusos
Whatsapp

Ya formamos parte del Ayuntamiento de nuestra ciudad. Un gran honor que implica que nos pongamos manos a la obra para trabajar en los cambios que necesita Tarragona de manera histórica y que por falta de voluntad o, por falta de correcta priorización de las necesidades de nuestros ciudadanos, no se han llevado a cabo. Ha llegado el momento de cumplir con los sempiternos frustrados proyectos de nuestra ciudad como la conexión de los barrios, la transparencia en la gestión, la apuesta decidida por el turismo y las ayudas y fomento del comercio así como una Tarragona más verde y respetuosa con el medio ambiente, una ciudad eficiente donde la retahíla de edificios públicos en desuso no nos avergüence y una Tarragona más social, más humana que no dé la espalda a la paupérrima situación de muchos de nuestros amigos y vecinos. Ha llegado el momento de que invirtamos en ese patrimonio que no consta en una inscripción o una estatua pero que es el leitmotiv que debiera regir la vida pública del Consistorio: las personas.

Estos 4 años haremos oposición. Oposición basada en la creencia de que es la voluntad de nuestros ciudadanos que los políticos hagamos nuestro trabajo y dialoguemos entre nosotros llegando a acuerdos, sin mirarnos el ombligo. Que dejemos a un lado los anquilosados partidismos para empezar a elevar nuestra mirada a cotas más altas de bien e interés público. Que hagamos, de una vez por todas, política de Ciudad en mayúsculas y vertebremos la conexión de nuestra ciudad para hacer desaparecer los tarraconenses de primera y de segunda por el caprichoso motivo del lugar donde nazcas, que invirtamos en comercio y turismo para generar empleo y dar de nuevo esperanzas y dignidad a esos 11.100 parados de nuestra ciudad paliando dramas humanos que jamás debieran existir en pleno siglo XXI.

Como avanzamos en nuestro discurso en la toma de posesión queremos una Tarragona unida y en ello trabajaremos. No nos perderemos en fútiles y estériles debates que nada redundan en mejorar la vida de nuestros vecinos y, mucho menos, en pueriles ataques personales a nuestros compañeros de Pleno. Somos gente que proviene del mundo civil y venimos a invertir la polaridad de la forma de hacer política para que sea activa y proactiva durante los 4 años y no un domingo cada 4 años; por ello la participación ciudadana será otro de nuestros proyectos para la Tarragona nueva y moderna por la que trabajaremos.

Sabemos que no será fácil pero, ¿acaso algo de lo que han hecho ustedes en su vida que vale la pena les ha resultado sencillo? Pueden llamarnos ilusos pero sé perfectamente que el mundo lo cambian los ilusos, ya que ellos no han perdido la capacidad que hace el ser humano especial, imaginar un mundo distinto del que le rodea y la voluntad de llevarlo a cabo con sus propias manos.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También