Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Otra irregularidad en el Jaume I

Alguien debería explicar a los ciudadanos con transparencia qué pasó allí y asumir la responsabilidad por semejante fiasco

Whatsapp

Cada noticia que surge del párking Jaume I supone subir un escalón en el nivel de chapuza que rodea a este equipamiento, ideado en su día como ‘inteligente’ y convertido hoy en el mayor agujero negro de Tarragona. Lo último ha sido conocer que el Ayuntamiento aceptó para construirlo la oferta de una empresa que aún no existía, pues la unión temporal de las empresas Aparcaments Municipals de Tarragona y Sistemas Alem aún no había sido constituida. De hecho, ninguna de las dos firmas figuraba en el registro mercantil. Y es que la unión temporal entre ambas empresas se creó apenas dos semanas antes de recibir el encargo formal. Además, se incumplieron las condiciones del pliego de cláusulas, que establecía que la explotación del aparcamiento sería de gestión privada, si bien se adjudicó a una firma participada en un 51% por el Ayuntamiento. Son asuntos que vienen a echar más leña al fuego de un proyecto que le ha costado a la ciudad más de 30 millones de euros –los planes iniciales hablaban de 3,9 millones– y que hoy en día es una herida abierta en medio de la Part Alta a la que ni siquiera se sabe qué uso dar. La cantidad de dinero público tirado en este agujero y el rosario de irregularidades denunciadas en su construcción hacen necesario que alguien explique a los ciudadanos de forma transparente qué sucedió allí y, por supuesto, que alguien asuma la responsabilidad que le corresponda por semejante fiasco.

Temas

  • EDITORIAL

Lea También