Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Preparados para petarlo

Rafael Servent

Whatsapp

Menos mal que en 2008 nos dijeron aquello de que «toda crisis es una oportunidad». Que había que «aprender de los errores» y «reinventarse». Que viene a ser como inventarse algo (no sé: un cuento chino o una función de títeres, por poner un par de ejemplos así al azar), pero más profundo y trascendente. Ahora sí, en serio y de verdad. No como otras veces. Tan cierto como que íbamos a «refundar el capitalismo» y le íbamos a enchufar «dimensión ética» por la vena a todo ese sistema Ponzi, montado a base de burbujeo, hasta que de ahí saliera un nuevo Bretton Woods que nos ofreciese prosperidad y justicia social para –como poco–, los próximos cincuenta años.

Ah, sí: y que la culpa era nuestra, de los curritos de a pie. Algo de tirar de la manga y del brazo de la manga... ¿O era tirar de la manta? ¿Tirar de tarjeta black? ¿De cargo público? ¿De sobre? ¿De puerta giratoria en los consejos de administración del Ibex? «Estirar más el brazo que la manga»... ¡Eso era! Y también algo del cinturón. De apretarse el cinturón. Por no ir siempre por ahí arrastrando los pantalones por los tobillos. Sólo cuando toque. Ante todo, confort. Y lo más importante: que lo de la palabra ‘crisis’ venía del griego. Que ‘crisis’ significaba cambio y tal, y que no era nada malo en sí. Un universo de oportunidades, vamos. Un sueño. «Gracias por este sueño», que decía Bustamante en Operación Triunfo.

Bueno: pues aquí estamos, casi ocho años después, reinventados, aprendidos, refundados y dimensionados éticamente. Ahora sí, a la que nos caiga encima otra recesión global, estamos preparados para petarlo. ¿A que sí?

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También