Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Primera 'desconexión' de Puigdemont

Puigdemont habló de 'diálogo', que puede verse facilitado si finalmente se concreta un cambio de interlocutor en la Moncloa

Whatsapp

El 130 president de la Generalitat, Carles Puigdemont, prometió ayer el cargo omitiendo cualquier mención al Rey y a la Constitución como establece la fórmula habitual. Ni siquiera utilizó la argucia de introducir el añadido de ‘por imperativo legal’. Simplemente obvió las referencias al Estado en una primera escenificación de desconexión. El gesto se ha interpretado como una respuesta al desaire real por no recibir a la presidenta del Parlament. El episodio no tendrá continuidad y no irá a mayores. Ninguna ley ni norma regula la fórmula de la toma de posesión del president de la Generalitat. El solemne acto se rige meramente por el dictamen del protocolo, por lo que la advertencia de Mariano Rajoy de «no dejar pasar ni una» difícilmente podrá agarrarse a este primer choque institucional. Seguidamente Puigdemont, en su parlamento, denunció el «ahogo» y la «humillación financiera» por parte del Estado y reclamó la necesidad de conseguir «las herramientas» para garantizar las políticas sociales. El tono de firmeza en los postulados del proceso independentista tuvo el contrapunto al prometer «solvencia jurídica» en las decisiones que se tomarán. El período que hoy empieza queda a la espera del interlocutor que habrá en Madrid. De todas las opciones posibles, la que tiene menos opciones es la repetición de Rajoy. Un relevo en la Moncloa puede facilitar una solución al problema de Catalunya, o al menos que se intente buscarla.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También