Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pugnas personalistas

Las querellas y debilidades internas de los partidos vuelven ineficaz el esfuerzo por mejorar la democracia interna
Whatsapp

La desafección ciudadana hacia los dos grandes partidos que han protagonizado la alternancia bipartidista desde la Transición es un fenómeno complejo que proviene de la conjunción de diversos factores, pero una de sus causas más evidentes ha sido el anquilosamiento y la creciente rigidez de los partidos políticos, convertidos en aparatos cerrados y endogámicos controlados por las cúpulas, con escasa democracia interna y nula movilidad . La constatación de esta evidencia ha sido utilizada por las fuerzas emergentes -Podemos- para criticar el establishment y obrar en consecuencia, al mismo tiempo que algunos partidos, conscientes de la situación, han tomado medidas para cambiar las cosas. Naturalmente, este reforzamiento de las vías democráticas de promoción interna, tendente a reforzar el prestigio y la credibilidad de las organizaciones y sus líderes, se vuelve ineficaz si los partidos mantienen las querellas y las rivalidades internas por la persistencia de ambiciones personales mal canalizadas. (Véase el caso de la elección de alcaldable de CiU en Tarragona). Las elecciones municipales de mayo serán muy relevantes y decisivas para que los partidos recompongan la figura y tomen seguramente graves decisiones. Pero poner desde el interior de los aparatos palos en las ruedas de los cabezas de cartel constituye un egoísta despropósito que descalifica absolutamente a quien mantiene tan irresponsable posición.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También