Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

¿Qué hacer con el Jaume I?

El hecho de que apenas un 2% de opiniones se inclinen por un parking revela que el ciudadano le ha cogido tirria a los agujeros
Whatsapp

Un total de 239 personas han respondido al requerimiento del Ayuntamiento de Tarragona para pulsar la opinión de los ciudadanos respecto al futuro del fallido parking Jaume I. Sólo un 2% escaso de encuestados se ha mostrado partidario de que el espacio se adecue a su objetivo inicial, es decir, que -automático o convencional- acabe cumpliendo las funciones de un aparcamiento subterráneo de vehículos. El resto de opciones se reparte entre culturales, asociativas, sociales y de ocio. También hay aportaciones que se inclinan por dedicar el espacio a actividades deportivas e incluso hosteleras. En términos políticos, la iniciativa municipal de consultar al ciudadano es encomiable. En términos pragmáticos no servirá de nada. El parking Jaume I es un muerto que sólo pueden resolver expertos con mucha experiencia. No basta con voluntarismo y con ideas luminosas. La viabilidad técnica y, sobre todo, la viabilidad económica deben primar por encima de todo. La ciudad lleva enterrados en el infausto agujero casi 30 millones de euros, 26 más de los que se presupuestaron en principio. El concurso de ideas debe ser la clave, al margen de lo que hayan dicho los 239 voluntariosos y motivados tarraconenses cuyas respuestas suenan más a venganza y a animadversión a los aparcamientos públicos subterráneos que a auténticas soluciones viables de un problema que atormenta las conciencias ciudadanas de los tarraconenses.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También