Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Rebelión a bordo

Creen algunos que se puede refundar como se refunden las campanas
Whatsapp

Si aprendieran de los errores serían todos sabios, pero hay muchos que eso no les entra en la cabeza y la están chocando con otras, no menos duras de entendederas. La dimisión en cadena de los segundos de abordo le están señalando al capitán del barco el camino a seguir, si todo sigue igual, o sea, cada vez peor. La dimisión en cadena de los líderes del PP puede terminar como el rosario de la aurora, que cada uno reza por su cuenta y con el riesgo de todos. Huyen las ratas del barco que ha hecho zozobrar las elecciones municipales. ¿A dónde irán que más valgan? La dimisión en cadena de los líderes del PP pone en peligro al que llevaba el timón y la hoja de ruta se puede convertir en la de los hijos de la gran ruta, que buscan un puerto de salida.

Incluso la señora Aguirre dice que no es posible seguir con las designaciones a dedo, pero, ¿dónde se le meten los que señalaban el sendero? Se habla de la refundación del partido. Creen algunos que se puede refundar como se refunden las campanas, pero no van a sonar lo mismo. Los que dejan sus cargos los han dejado inservibles. El señor Fabra, presidente valenciano, espera que su marcha sirva para abrir paso a los nuevos valores, que no valgan un duro, ni un euro. Su valor es ser nuevos y no tener una tradición de estafadores de la esperanza de la buena gente que sigue creyendo que el futuro es mejorable, ya que el pasado es irreparable.

Quienes estamos en la última vuelta del camino le seguimos dando vueltas a muchas cosas. En la ciudad donde vivo, que es en la que nací y voluntariamente resido, una de cada tres personas con las que me cruzo por la calle está en riesgo de pobreza o de exclusión social. ¿Cómo no avergonzarse de ser un transeúnte? A mí la calle me ha gustado tanto como la casa y siempre que he estado fuera he deseado entrar y siempre que he estado dentro me ha gustado salir. ¿Dónde meterse ahora sin que algún candidato coincida con nosotros?

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También