Más de Opinión

Salvemos todo menos la Navidad: Por favor, salvar lo humano que nos queda

¿Espíritu navideño? El citado eslogan responde a una promoción para que un año más estas fiestas se conviertan en una carrera comercial histérica para seguir corriendo sin pensar en nosotros mismos

Javier Pons

Whatsapp
Javier Pons

Javier Pons

Hoy en Madrid las colas no eran a las puertas de los centros comerciales (eso fue en el puente y en los fines de semana) sino de los laboratorios para hacerse las pruebas PCR con las que asistir más tranquilos a las restringidas cenas de los que han decidido mantenerlas.

Hablamos claro de quien se ha podido pagar una PCR en un laboratorio privado y no de los miles que están haciendo otras colas. Unas diferentes donde se percibe también la incertidumbre pero también la tristeza y la desesperanza: son las que se han formado ante la puerta de los numerosos comedores sociales que se multiplican en muchos rincones de este país.

Desprotegidos crónicos, desamparados de profesión o personas que simplemente han visto cómo tras levantarse por fin de la lona… una pandemia les volvía a dejar KO.

La pandemia ha vuelto a dejar KO a miles de autónomos que habían logrado levantar un pequeño negocio

Hay cientos, miles de ellos.Autónomos que habían conseguido levantar un pequeño negocio y que el año 2020 lo recordarán sólo porque fue la antesala de un peor 2021.

Mi hermana mayor reflexionaba estos breves y extraños días de encuentro… el profundo enfado que le ha despertado una campaña como la que han impulsado diversos representantes públicos y entre ellos más que nadie los líderes de las instituciones madrileñas. Su lema es: «salvar la Navidad».

Para empezar…¿qué significa «salvar la Navidad»? ¿Pensar en todos aquellos que necesitan más que nunca nuestra ayuda? ¿Garantizar que nuestros mayores estarán seguros en sus residencias tras el desastre vivido este año? ¿Proteger a nuestros sanitarios para que puedan cuidarnos sin arriesgar sus vidas? ¿Dedicar una cantidad no sólo digna sino suficiente para la inversión en investigación para que podamos prepararnos para las pandemias que vendrán? ¿Construir una estructura social que no permita caer a miles de personas que no tienen recursos suficientes para defenderse?

Creo que responder a esas preguntas sería «salvar la Navidad» pero mucho me temo que el citado eslogan responde a una promoción para que un año más estas celebraciones se conviertan en una carrera comercial cada vez más histérica que nos permite seguir corriendo sin pensar en nosotros mismos.

No, no se confundan. No soy un viejo grinch que quiere destruir el espíritu de la Navidad.

La reflexión familiar me ha parecido oportuna y he decidido darle voz ya que ella -que dedica su vida a ayudar a los demás -no encontrará el momento para esa carta al director que quería enviar.

Aprovechemos estos días para cuestionarnos por nuestra forma de vivir: si es la que queremos o podemos cambiar algunas pequeñas cosas que al final son relevantes.

Yo propondría que «salvar la Navidad» se convirtiera en «salvar lo humano que nos queda».

No es un ejercicio fácil porque siempre cuesta hurgarse en lo más hondo de uno mismo.

Sería un buen epílogo para este año tan duro y cruel que nadie vamos a olvidar.

Javier Pons inició su carrera en Radio Reus. Ha sido director de “El Terrat”, director de TVE y CEO de Prisa Radio. Actualmente dirige la productora Globomedia (Mediapro).

Temas

Comentarios

Lea También