Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sánchez acorrala a Iglesias

El planteamiento de Pedro Sánchez ha situado a Pablo Iglesias entre la espada y la pared, entre Mariano Rajoy o avanzar

Whatsapp

El discurso de investidura de Pedro Sánchez mostró con claridad diáfana su táctica de forzar a Podemos a elegir entre Rajoy o un cambio, aunque sea tímidamente progresista. El programa concreto que Sánchez ofreció ayer a la Cámara Baja responde a un programa tibiamente socialdemócrata, con un plausible fondo de preocupación social que marca clara discontinuidad con la legislatura anterior, y que sitúa a Pablo Iglesias entre la espada y la pared. Porque, como repitió Pedro Sánchez innumerables veces durante los 96 minutos del discurso, ¿por qué no empezar a implementar estas propuestas la próxima semana en lugar de aplazarlas sine die? El planteamiento de Sánchez ha sido muy completo, y junto al grueso de la oferta lógicamente encaminada a seducir a Podemos -la plena restauración del Estado de Bienestar, el plan de emergencia social que incluye el ingreso mínimo vital y el complemento salarial garantizado, etc.- ha desarrollado un completo listado de acciones de gobierno muy potente que configura un programa moderado pero audaz, que probablemente sintetiza bastante bien la pretensión última de los 18 millones de electores que, en efecto, votaron cambio el pasado 20D. La figura de Sánchez ha salido reforzada de la prueba, ya que su oferta programática, después de una atinada negociación con Ciudadanos, marca un hito en el trabajoso esfuerzo socialista para salir de la decadencia.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También