Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Sigue fallando el control financiero

A todas luces, el sistema de control financiero, que falló estrepitosamente con las cajas de ahorros, no ha levantado cabeza
Whatsapp

La denuncia norteamericana de blanqueo en la Banca Privada de Andorra ha dejado en evidencia al sistema financiero andorrano y, de paso, ha cuestionado absolutamente que Andorra haya dejado de ser un paraíso fiscal, como supuso infundadamente Miguel Ángel Fernández Ordóñez, a la sazón gobernador del Banco de España, cuando autorizó en 2011 la compra del Banco de Madrid por la BPA. La denuncia, que estalló en los cimientos de la institución, se ha saldado con la intervención del BPA por el gobierno andorrano, la formación de un ‘corralito’, la detención del consejero delegado, Joan Pau Miquel, y otras dos personas y el cuestionamiento del referido Banco de Madrid. Este lunes, el secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, que preside el Servicio de Prevención contra el Blanqueo de Capitales (Sepblac) informaba de que esta institución ha actuado de forma «muy eficaz». Lo cierto es que, aunque se conocían las prácticas irregulares en el Banco de Madrid, no se han tomado medidas drásticas hasta el estallido mediático del BPA. Es evidente que el problema del Banco de Madrid no es de solvencia sino ‘reputacional’, pero ello no debería impedir que el regulador tuviera la agilidad precisa para actuar en cuanto aparecen las mínimas sospechas de que la entidad mantiene lazos ilegales con el mundo del delito. A todas luces, el sistema de control financiero, que falló estrepitosamente con las cajas, no ha levantado cabeza.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También