Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Soy Charlie, sí y no

Soy Charlie hoy, pero no lo era ayer
Whatsapp

Sí, yo también «soy Charlie», porque nada justifica los crímenes que acabaron con la vida de doce personas del semanario francés por reírse de Mahoma.

Soy Charlie hoy, pero no lo era ayer. No me gusta el humor hiriente, aunque defiendo su existencia. En el periodismo, incluso quienes no admitirían nunca la autocensura, procuran andar sin pisar callos. Y así llaman tercera edad a los viejos, y en Estados Unidos afroamericanos a los negros.

Cuando un gitano participa en un delito solemos evitar su condición para no estigmatizar más a una comunidad que ya lo está. En Alemania, por razones obvias, las bromas sobre los judíos son escasas. Y las sátiras contra homosexuales se acabaron (por fortuna) en todas partes. Ya padecieron bastante.

Reírse de Cristo o de Mahoma debe estar permitido, pero no necesariamente aplaudido. Hoy soy Charlie, pero no por ello me gusta Charlie.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También