Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Tolerancia y convivencia

La polémica desatada en un restaurante vegano de Tarragona nos recuerda la necesidad de convivir en tolerancia.

Whatsapp

La tormentosa polémica desatada por la negativa de un restaurante vegano de Tarragona a que una madre diera un biberón con leche de vaca a su bebé ha generado una inusitada polémica amplificada y envenenada por las redes sociales. Los insultos e incluso amenazas que ha recibido el local han obligado a sus propietarios a clausurar sus portales en internet e incluso temen por el futuro laboral de las 14 personas que trabajan en el establecimiento. La controversia ha derivado en una encarnizada pugna hasta extremos lamentables entre favorables y contrarios al veganismo. Los responsables del restaurante, que lleva dos años abierto en la Calle Mayor, aducen que tienen derecho a fijar las normas de su establecimiento como sucede en cualquier otro local que se reserva el derecho de admisión. Al mismo tiempo niegan que expulsaran del local a la madre que ha elevado la denuncia y dicen que simplemente se le acercó una nota en la que se le recordaba que no se podía acceder a la sala con alimentos de origen animal. Matices al margen, de tan lamentable caso deberíamos extraer la lección de que, por encima de proselitismos, gustos, credos y pensamientos, debe imperar la cordura y la convivencia. Probablemente en nada perjudicaría los preceptos veganos que de forma excepcional una criatura tomara su biberón de leche de vaca. La intransigencia genera más intransigencia y contra este virus solo queda la vacuna (con perdón) de la tolerancia.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También