Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion EDITORIAL

Torra está justificando otro 155

Las irresponsables comparaciones del president con la vía eslovena dan pie a otra intervención del Govern

Diari de Tarragona

Whatsapp
El president de la Generalitat, Quim Torra. EFE

El president de la Generalitat, Quim Torra. EFE

Los intentos de suavizar las declaraciones del president de la Generalitat, Quim Torra, y del ex conseller Toni Comín, abogando por la vía eslovena para la independencia de Catalunya no han hecho más que hurgar en el inmenso error cometido con sus palabras. Quim Torra ha obviado nuevamente su responsabilidad institucional para alinearse fervorosamente con los postulados independentistas, pero esta vez lo ha hecho en grado sumo, por encima de lo que es tolerable. Si las referidas declaraciones fueron realizadas de forma consciente, no se puede pensar otra cosa que la única voluntad de Torra, seguramente guiado por Carles Puigdemont desde Bruselas, consiste en provocar una nueva aplicación del artículo 155 de la Constitución que dejó a Catalunya paralizada durante nueve meses. Y si por el contrario se le escaparon inconscientemente, habrá que convenir que es un grave problema tener al frente de la máxima institución catalana a una persona que no es capaz de controlar sus desafueros. Este episodio resulta más preocupante por cuanto viene acompañado de una escalada creciente de las acciones de los Comités de Defensa de la República (CDR) cortando autopistas ante la mirada displicente de los Mossos d’Esquada que no actúan «porque no reciben órdenes para hacerlo». El procés soberanista se ha venido caracterizando desde un principio por su carácter pacífico e incluso festivo. También a la hora de buscar símiles internacionales se apelaba a la vía escocesa o al Quebec, caracterizados por un referéndum pactado. Las fórmulas que apelan a la violencia no entran en los planes de la inmensa mayoría de catalanes. La tensión que de forma creciente se está instalando en el país empieza a preocupar a los sectores económicos, tal como recoge el reportaje que hoy publica el Diari. Es preciso que Torra y su entorno vuelvan a posturas de cordura y de sosiego. No se puede utilizar la Generalitat para alentar derivas temerarias sin ningún aval contrastado de la voluntad mayoritaria de los catalanes. Están justificando otro 155.

Temas

Comentarios

Lea También