Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Totes les cartes del dia

Whatsapp

Elecciones sin violencia

No entiendo por qué se ha repetido hasta la saciedad, por parte de comentaristas y políticos, que las elecciones han transcurrido con total normalidad. ¿Acaso esperaban que alguien tirara cohetes?

Ahora, una vez conocido el resultado, sí que muchos lanzarán campanas al vuelo, henchidos de alegría y satisfacción, por tener la oportunidad de servir a los ciudadanos, tal como se merecen. Estarán vigilados al milímetro, los nuevos y los viejos políticos que ahora tomarán las riendas de todos los pueblos de España.

Se han cometido demasiados errores, corrupciones, malas gestiones y recortes que han llegado a asfixiar a muchísimos ciudadanos.

Mejor será que lo hagan todo bien y no caigan en ninguna tentación. No estamos para tonterías.

M. Elisa Aragonés Domènech

(Tarragona)

Decepción nacionalista

Por no creer en separatismos, pues mis afirmaciones más racionales están en la unión, la colaboración y participación de todos los pueblos que desean progresar aceleradamente, he sido ninguneado y calumniado «de soberbio, de insolidario y despreciable personaje…», y han publicado mi dirección y nombres en cartas abiertas a grupos políticos de la Generalitat, a asociaciones…, y a antiguos compañeros del colegio…

Si algo me aguanta es creer firmemente en la democracia y en la libre expresión de todas las opiniones de las personas del mundo, pues la diversidad de las ideas y la elección de las mejores es lo que nos conduce hacia el progreso y en contra del inmovilismo improductivo de los grandes instalados. ¡Qué todos puedan elegir, libremente, el mejor de los pensamientos de la opinión pública!

Pero empiezo a estar bastante preocupado, pues veo que el mismo rechazo de muchos intransigentes separatistas catalanes hacia España, al sentirse robados, es el que, ahora, practican ellos mismos (especie de islamistas dogmáticos del Estado Catalán) con la provincia de Girona, de manera que muchos gironins podríamos decir con total honestidad:

«La Generalitat de Barcelona ens roba i malmet la Costa Brava!»

Sin embargo, el sentido universal de los «gironins» (aprendido del trato con los extranjeros universales de la Costa) no degenerará nunca en ninguna manifestación egoísta y retrógrada hacia el separatismo respecto de Barcelona, y esto que habría más justos y sostenibles argumentos que los blandidos, egoístamente, por algunos miembros del, ahora, «Estado casi Islámico Catalán de la Generalitat» respecto a España.

Kim Durall

(Girona)

Un requisit de sentit comú

És una gran desgràcia que la majoria absoluta del PP, al Congrés dels Diputats, hagi rebutjat una proposició de llei del Parlament de Catalunya per modificar la Llei orgànica del poder judicial i altres normes connexes en matèria de drets lingüístics en l’àmbit de la justícia, per tal que el català fos un requisit –i no només un mèrit com fins ara– per als jutges, fiscals i funcionaris de l’Administració de justícia a Catalunya.

No s’entén que a una cosa que hauria de ser de sentit comú –com és que el coneixement del català i del dret propi de Catalunya siguin requisits per a l’exercici de la judicatura al nostre país– s’hi posin tants bastons a les rodes. De fet, aquestes són mesures destinades a afavorir la idea de la justícia com a servei públic i eina de normalització social i nacional.

Josep M. Loste

(Portbou)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También