Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Totes les cartes del dia

Whatsapp

Reencuentro en el ‘gim’

Pasadas las vacaciones estivales nos reencontramos en el gimnasio, contentas de volver y reiniciar las clases de ‘zumba’ y ‘bugui-bugui’. Antes de comenzar se acerca una compañera y toda seria me dice: «Elisa, tienes que escribir una carta de esas que tú haces». «¿Contra quién?», le respondo. «No sé quién es el culpable pero deben saber lo que está pasando en la calle León y la calle del Mar». «Huele a muerto», dice una y otra se une a la conversación y asiente. «Yo llevo a mi hija al colegio de la calle del Mar y aquello es insoportable desde que se acabaron las obras. Incluso se ha comentado que no hay sifón en las cloacas». En fin, los que no entendemos de esto solo podemos dejar escrito tal como nos lo cuentan. Son serias y no lo dirían si no fuera cierto. A ver si alguien va a inspeccionar lo que pasa por esas calles y descubre de qué puede ser. Y si no huelen nada, puede ser que en aquel momento haya pasado alguien con esencia de Chanel n.º 5 y lo haya camuflado. Es que ya no sabes cómo tomarte las cosas, si en broma o en serio.

Mª Elisa Aragonés Domènech

(Tarragona)

 

¿A quién le duele que el

C.T. Salou se remodele?

Leo con indignación y desagradable sorpresa el articulo de Sociedad publicado en el Diari el día 13. Quisiera dar mi punto de vista al respecto, ya que soy socio de la Asociación Chalets de Salou desde el año 2001, por tener mi residencia en ella y socio de la entidad deportiva C.T. Salou desde el año 1975, habiendo sido además presidente de la misma.

Decía al principio «desagradable sorpresa» o engaño puro y duro, ya que como socio de la Asociación Chalets de Salou no he tenido conocimiento (ni mis convecinos cercanos), de ese «manifiesto» que según parece han firmado los residentes. Y me pregunto, una vez leído el articulo:

¿A quién le duele que el C.T. Salou se regenere y remodele, para su próxima andadura en un futuro muy prometedor?

¿Quién podría ignorar que las obras iban a causar molestias ? Todos, y digo todos (vecinos y socios), hemos sufrido lo de convivir con las obras.

¿A quién le sabe mal la rebaja de una parte de la deuda, que mantenía la entidad con el Ayuntamiento, cuando los mismos juristas del consistorio la han dado por legal, una vez estudiadas las alegaciones presentadas?

¿Quién es capaz de asfaltar un solar municipal, después de varios días de limpieza, desbroce y nivelación del terreno con grandes maquinarias, sin que ninguna autoridad, Policia Local, Mossos, etc. paralizara la obra en el momento de ser iniciada?

Se debe exigir el levantamiento del asfalto del solar para después, allí mismo, hacer un aparcamiento público. Incongruente o de locos. Más valdría que las partes estudiasen un punto de unión en beneficio de todos en común. Todas estas faltas a la verdad, expresadas en el artículo que me preocupa, puestas en público, dan lugar a interpretaciones erróneas o al enfrentamiento entre todos nosotros, que estamos obligados a entendernos sí o sí.

Severino Espinilla

(Vecino de la Urbanización

Chalets de Salou)

Cosas de la Diada

Como siempre, lo que dicen los separatistas conforme a la participación no parece que se corresponda con la realidad (por ejemplo 100.000 personas en Tarragona mientras que la policía, torpe ella, sólo estimó 30.000). No obstante, si así se quedan más anchos, démosle 1 millón, pero entonces que lo resten del resto de la población en Cataluña que no asistió y entonces digan quién tiene mayoría.

Juan Fernández Sánchez

(Stuttgart)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También