Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Turno de sabuesos

Albert Rivera ha fichado a una consultora para investigar a sus candidatos
Whatsapp

Los dioses serán mudos, pero se comunican con señas. Para demostrar que no quieren a nadie han enviado un seísmo a Nepal, al noroeste de Katmandú (consúltese el mapamundi) que ha provocado un avalancha mortal en el monte Everest. La catástrofe nos pilla lejos, ya que ignoramos que todo son cercanías. La distancia es un anestésico potentísimo y estamos más preocupados por la investidura de Susana Díaz y por el fichaje de detectives de Rivera que por cualquier otra cosa. La vida es una tarea de supervivientes. Los que vivimos no disponemos más que de un rato para la compasión, después de echarle una ojeada al periódico o de oír el telediario, que nos entra por un oído y nos sale por el otro. En vista de que el azar o el destino, o como queramos llamarle a lo que Cernuda definió como «el error de estar vivo», siga divirtiéndonos con las peripecias de sus pobres criaturas.

En algo hay que entretenerse y Albert Rivera ha fichado a una consultora para investigar a sus candidatos, que le llueven por todas partes. Son muchísimos los que quiere subirse al carro del vencedor antes de que haya ganado y el joven líder se esfuerza en detectar corruptos de rebote y «topos» de otros partidos que saben que la política es la única empresa que ofrece un trabajo fijo, mientras no haya tsunamis internos. ¿De dónde van a salir tantos sabuesos? La mayoría de los votantes está harta de que les engañen, pero todavía queda gente esperanzada que cree en su inocencia que el mundo es mejorable. Según Josep Pla, que era muy joven cuando escribió la primera versión de su Cuaderno gris, eso sólo lo creía nuestro señor Jesucristo y los liberales de San Feliú de Guixol, pero el número ha aumentado espectacularmente con Ciudadanos ¿Cómo puede impedir que se suban al pescante del carro del triunfo algunos tránsfugas y otros caraduras. Ni hay detectives para todos, pero empiezan a sobrar los carnés. Que pase todo el que pueda, pero sin atascar la puerta.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También