Más de Opinion

Un baño de realidad

Nada como el contacto con la realidad para entender cómo funciona le mundo

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
Un baño de realidad

Un baño de realidad

Nada como el contacto con la realidad para entender cómo funciona le mundo. Es lo que le sucedió hace unos días al ministro de Migraciones, José Luis Escrivá, cuando intentó sacudirse la polémica que generó en septiembre la cancelación de su visita a Canarias en pleno repunte de la llegada de pateras diciendo que quería desplazarse con tiempo para conocer la realidad, no para hacerse una foto. Y lo hizo. Y vio como en una sola noche llegaban a las islas 570 inmigrantes en 27 pateras. De ellas, 335 personas solo en Arguineguín, donde él se encontraba. Si el ministro quería conocer en primera persona lo que está pasando, allí se encontró con el campamento de Cruz Roja repleto con más de 200 personas recién llegadas. Allí fue testigo del desembarco de 50 hombres rescatados de tres pateras, chicos jóvenes y fuertes que desfilaron ante él arrastrándose literalmente debido a las llagas que sufrían como consecuencia de no cambiar de postura en mucho tiempo, porque en la patera no hay sitio para hacerlo. Allí observó cómo los voluntarios de Cruz Roja hacían lo imposible para organizar semejante volumen de gente en el reducido espacio de una tienda de campaña y en plena pandemia de Covid-19, tratando de que ningún inmigrante se mezclara con los de otra patera distinta a la suya, pese a lo saturado del espacio. «Aquí uno se da cuenta de la realidad de la situación», concedió Escrivá. ¡Ay, cuánto cambiarían las cosas si todos los ministros salieran de sus despachos y pasearan más por las calles sin el parapeto del coche oficial! ¡Ay, cuántos baños de realidad necesitan nuestros políticos!

Temas

Comentarios

Lea También