Más de Opinión

Opinión Hoja de calendario

Un mundo amurallado

Desde la caída del muro de Berlín, Europa ha construido más de 1.000 kilómetros de vallas

PEDRO VILLALAR

Whatsapp

El periodista Lluís Uría ha publicado un artículo estremecedor en que asegura que hoy día hay más muros en el mundo que nunca. De hecho, se habrían construido unos 40.000 kilómetros de fronteras físicas e impermeables entre Estados, en la inmensa mayoría de los casos para evitar corrientes migratorias. El periodista explica que desde la caída del muro de Berlín, Europa ha construido más de 1.000 kilómetros de vallas en su periferia para detener la pretensión de innumerables grupos de migrantes de instalarse en Occidente. El muro construido entre Estados Unidos y México tiene una longitud de poco más de los 1.050 kilómetros que ya tenía cuando llegó Trump a la Casa Blanca (el republicano solo le añadió unas decenas de kilómetros e invirtió bastante en restaurar el existente), quien esgrimía el muro como símbolo de un actitud ante la inmigración y ante la historia.

Constata Uría que hay en la historia muros de muchas clases: pueden ser defensivos -el paradigma es el famoso muro de Adriano, construido en el siglo II por el célebre emperador romano para detener a las tribus provenientes de lo que hoy es Escocia-, pacificadores o disuasorios de las corrientes migratorias, provocadas por guerras o -sobre todo- por el insoportable gradiente económico entre el Norte ostentosamente opulento y el Sur hambriento y demediado.

Finalmente, Uría aporta un dato: según el informe 2020 de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el número de emigrantes ha pasado de los 84 millones de 1970 a los casi 272 millones de 2019. La globalización saca a la luz los terribles desequilibrios y cada vez son más quienes se rebelan contra su lúgubre destino en busca de un futuro mejor. No parece que el mejor sistema de abordar estas corrientes inevitables sea alzando cada vez más muros y cada vez más altos.

Temas

Comentarios

Lea También