Más de Opinion

Una Navidad de Sartre

Estando preso J.P. Sartre en un campo de concentración alemán, en las Navidades de 1940, escribió un pequeño drama

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

Estando preso J.P. Sartre en un campo de concentración alemán en las Navidades de 1940, a petición de algunos sacerdotes también prisioneros, escribió un pequeño drama que se representó antes 12.000 personas de este campo: Baroná, el hijo del trueno.

El filósofo existencialista ateo, halló dulces palabras, como si rindiera culto a Dios de forma involuntaria. He aquí algunas frases, referidas a la Virgen:

«De vez en cuando la tentación es tan fuerte que se olvida de que Él es Dios. Le estrecha entre sus brazos y le dice: ¡mi pequeño! Pero en otros momentos, se queda sin habla y piensa: Dios está ahí (…).

Le mira y piensa: Tiene mis ojos y la forma de su boca es la mía. Se parece a mí. Es Dios y se parece a mí. Y ninguna mujer, jamás, ha tenido así a su Dios para ella sola. Un Dios muy pequeñito al que se puede coger en brazos y cubrir de besos, un Dios caliente que sonríe…».

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También