Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Una visita inadmisible

La reunión del ministro del Interior con Rato fue improcedente y lanza un mensaje tan erróneo como dañino a la ciudadanía
Whatsapp

La Asociación Unificada de la Guardia Civil exigió este domingo la dimisión del ministro del Interior, después de conocerse que Jorge Fernández Díaz recibió en su despacho al exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, investigado por blanqueo de dinero, por fraude fiscal y por su gestión al frente de Bankia, entre otros delitos. El departamento de Interior ha confirmado que la reunión, de no más de una hora, tuvo lugar el pasado 29 de julio en el despacho oficial del ministro y a petición de Rato. Cabe preguntarse si Fernández Díaz debería dimitir o no después de este encuentro, tan inadmisible como imposible de justificar. Fueran cuales fueran los términos en que se desarrolló, la reunión fue improcedente y lanza un mensaje erróneo a la ciudadanía, que detecta un trato manifiestamente especial a determinados acusados, en tanto los demás han de pasar por el aro de los procedimientos establecidos, que desde luego no incluyen una visita al Ministerio del Interior. Fuentes ministeriales recuerdan que la investigación a Rato está a cargo de la Agencia Tributaria y no de Interior, pero todos guardamos todavía en la retina la imagen de unos policías, dependientes orgánicamente del Ministerio de Fernández Díaz, deteniendo al exministro e introduciéndole en un automóvil a la puerta de su domicilio madrileño. Cada político es muy dueño de mantener las lealtades personales que considere oportunas, pero no puede trasladarlas a la esfera pública sin tener en cuenta las consecuencias.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También