Coches autónomos

| Actualizado a 09 abril 2022 06:50
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La semana pasada vi aparcados en Salou tres vehículos con una gran cámara en su parte superior. Curioso, me acerqué para comprobar no sin cierto asombro que se trataba de coches autónomos, de esos que conducen solos.

Y me felicité por los avances de la ciencia, pues no me costó imaginarme en un futuro no muy lejano al volante de uno de esos coches con un libro entre las manos mientras la máquina me lleva de forma segura hasta mi destino. Idílico, ¿no? Sí, eso pensaba también yo, hasta que ayer leí que un tribunal alemán falló a favor del propietario de un Tesla Model 3 que demandó a la compañía de Elon Musk al no funcionar correctamente el sistema de Autopilot por el que desembolsó un extra de más de 6.000 euros. La denuncia presentada alegaba diferentes fallos en el desempeño del Autopilot.

Por un lado, el sistema de adelantamiento automático no funcionó como debía; además, el automóvil era incapaz de reconocer las señales de stop y los semáforos, errores estos que pueden salir muy caros a los ocupantes del vehículo.

Pero lo que más miedo me dio fue que el juez aceptara le definición que el dueño del coche hizo del famoso sistema Autopilot: funciona «como un conductor novato borracho». Vaya, creo que aún me esperaré un tiempo para ver si mejora la tecnología de los vehículos autónomos. Me temo que mientras tanto deberemos ir al volante con los cinco sentidos puestos en la carretera y en los otros conductores. Sobre todo, si son máquinas.

Comentarios
Multimedia Diari