Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Cuaderno Rubia

    01 septiembre 2022 19:43 | Actualizado a 02 septiembre 2022 07:00
    Rosa Belmonte
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    La toma del palacio de invierno es hoy la toma de las piscinas. También es verano, vale. La toma del palacio de invierno es un mito, una metáfora propagandística que Eisenstein marcó a celuloide en Octubre. Pero aquello fue más un cambio de guardia. Ya escribió Curzio Malaparte que la disolución de la Asamblea por Napoleón tras el 18 de brumario, la toma del palacio de invierno por la guardia roja de Trotski o la marcha de los fascistas en Roma no son más que concesiones a la estética.

    Que el poder ya ha sido tomado por técnicos que han bloqueado el funcionamiento del Estado y difundido versiones que producen la aceptación del nuevo orden. Vuelvo a las piscinas. Lo vimos en Sri Lanka. El presidente echó a perder el país con la imposición de la agricultura orgánica y las gentes, que diría la ministra del extraño prestigio, se le metieron en la cama y en la piscina. Ahora ha pasado en Irak.

    Lo vimos en Sri Lanka. El presidente echó a perder el país con la imposición de la agricultura orgánica y las gentes se le metieron en la cama y en la piscina

    La chusma seguidora del clérigo Muqtada, líder nacionalista chií que ha anunciado que deja la política, se ha metido en la enorme piscina del Palacio de la República. La capacidad de movilización del populista Muqtada al Sadr es mayor que la de ningún político iraquí. Aquí Macarena Olona dice que deja la política y, si acaso, le siguen al Camino de Santiago.

    Yolanda Díaz dice que «la patronal no está a la altura de su país». Y que los sindicatos tienen «toda la razón para salir a la calle». También dice que ella no va a ir. Y, bueno, que el Gobierno «lo va a subir» (el SMI). Me la imagino como esos revolucionarios rusos que iban a los cuarteles y soltaban: «Ahora todo el poder es de los trabajadores y de los campesinos representados por los sóviets». Sumando gentes a su cuaderno Rubia.

    Comentarios
    Multimedia Diari