Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Ucrania, un conflicto que parece no tener fin

    24 febrero 2024 19:23 | Actualizado a 25 febrero 2024 14:00
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    Ayer se cumplieron dos años desde que las tropas rusas invadieron Ucrania. Dos años de guerra, de muerte, de destrucción, de bombardeos a edificios de civiles, a hospitales y centros estratégicos, de crímenes y violaciones del derecho internacional. Y lo peor es que después de todo eso, de tantas vidas humanas perdidas, la guerra de Ucrania ha derivado en un conflicto de trincheras que tiende a eternizarse en el tiempo y en el que ninguno de los dos contendientes está en disposición de alzarse con una victoria total.

    Algunas fuentes ucranianas hablan de «callejón sin salida». Crece el peligro de que los combates se prolonguen incluso años, con las consiguientes consecuencias de toda índole.

    El paso del tiempo solo beneficia al Kremlin. La resistencia que Ucrania pueda oponer a una Rusia con su industria armamentística al límite de su producción depende de un Occidente que empieza a exhibir cansancio en su apoyo. Sobre todo en su principal socio, Estados Unidos, con los republicanos reacios a dar más ayudas a Kiev, lo que tiene especial relevancia en un año electoral. Además, Biden se ve ahora obligado a repartir su ayuda con la que presta a Israel frente a Hamás.

    Por desgracia, cualquier vía diplomática está cegada y un pronto final del conflicto es más una ilusión que una hipótesis factible

    El punto muerto en el que se halla la guerra podría alentar movimientos en favor de un alto el fuego o de una salida negociada por muy improbable que parezca. De hecho, cada vez son más las voces que claman por una paz aunque sea otorgando a Rusia ciertas concesiones, lo que es rechazado de plano por Ucrania y buena parte de la comunidad internacional.

    Pero, por desgracia, cualquier vía diplomática está cegada y un pronto final del conflicto es más una ilusión que una hipótesis factible. Mientras, son las personas las que sufren las consecuencias de la guerra, como bien saben los más de 3.600 ucranianos empadronados en la demarcación de Tarragona, muchos de ellos refugiados que llegaron a nuestras tierras huyendo de la guerra y encontraron solidaridad. Pero ni eso es un consuelo a su terrible situación.

    Comentarios
    Multimedia Diari