Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Un otoño cuesta arriba

    03 septiembre 2022 19:50 | Actualizado a 04 septiembre 2022 07:00
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    Las restricciones de gas y la persistencia de una inflación elevada son los principales riesgos a los que se enfrenta la economía española el próximo otoño, periodo para el que todas las previsiones auguran una fuerte desaceleración tras un buen verano protagonizado por la recuperación del turismo.

    Aunque la economía se estanque o incluso llegue a contraerse en el último trimestre del año, las previsiones de organismos internacionales y analistas privados coinciden en que el crecimiento será todavía significativo en 2022, en torno al 4%, aunque menor del que se pronosticaba a principios de año.

    Peor se presenta 2023, año en el que el ritmo de crecimiento se podría frenar a la mitad, sin que las previsiones apunten a una nueva recesión, aunque nadie se atreve a descartarlo por completo dada la elevada incertidumbre generada por la guerra en Ucrania. El eventual corte del suministro del gas ruso a Europa y el mantenimiento de una inflación elevada pese a la subida de los tipos de interés son los dos principales factores que precipitarían una contracción económica en el área del euro que podría arrastrar también a España, que tiene en la región a sus principales socios comerciales.

    Las previsiones auguran una fuerte desaceleración tras un buen verano protagonizado por la recuperación del turismo

    En este escenario, y mirando a muy corto plazo, la cuesta de septiembre se nos avecina más empinada que el Tourmalet. Con la inflación disparada, con 17 meses consecutivos de subida, a los tarraconenses nos espera una vuelta al cole con casi cien euros más por alumno en material, 250 euros más al mes en suministros para el hogar, 50 en alimentación o 120 en la hipoteca.

    En febrero de 2021, antes de la espiral inflacionista, una familia tipo se podía gastar al mes 2.435 euros. Hoy el desembolso se dispara a 2.806, casi 371 euros más al mes, y solo teniendo en cuenta la cesta de la compra, sin el inicio del curso escolar ni la hipoteca. Apretémonos el cinturón, que viene curvas.

    Comentarios
    Multimedia Diari