Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Cambio climático: «El momento de actuar es hoy, no podemos esperar a mañana»

    06 julio 2023 19:50 | Actualizado a 07 julio 2023 07:00
    Carlos Iaquinandi
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    Esta frase recoge puntualmente una de las frases del estudio publicado el miércoles por Greenpeace. El documento señala que España es uno de los países del mundo que más está sufriendo los efectos del cambio climático. La entidad ecologista desarrolla en 45 páginas las previsiones del impacto que provocará el calentamiento global y sus propuestas.

    La tendencia indica que tendremos un país con más calor, más seco, árido y con superficies más inflamables. Menciona más incendios e inundaciones provocadas por la subida del nivel del mar. En estudios recientes se constató que el grosor del hielo àrtico disminuyó un 40% en los ùltimos 30 años. Recordemos que un informe de la misma organización en el año 2016 se titulaba ‘Lo que pasa en el Ártico no se queda en el Ártico’.

    Pero centrándose en los efectos progresivos del cambio en territorio español, Greenpeace estima que por cada grado de temperatura que suba la media del planeta, en España repercutirá en un grado y medio. Las sequías serán más frecuentes y peores que las actuales. Con respecto a los incendios forestales, considera que serán más grandes e intensos, más peligrosos, rápidos e incontrolados.

    Greenpeace estima que por cada grado de temperatura que suba la media del planeta, en España subirá en un grado y medio

    Y por si esto fuera poco, se prevé un alargamiento de la temporada de incendios. En cuanto a las precipitaciones, prevé menos lluvias, pero más intensas, con el consiguiente aumento del riesgo de inundaciones y daños. También apunta que algunos cultivos agrícolas se verán especialmente amenazados en la mitad sur del país, aumentando los precios de los alimentos. Habrá menos aceitunas, trigo o aceite de girasol. Y en general, un aumento de precios de diversos productos de consumo habitual.

    Estas alteraciones en los ecosistemas provocarán en España un avance de la desertificación. El documento hace referencia también a las ‘islas de calor’, basado en estudios de grandes centros urbanos y menciona concretamente Barcelona. Afirma que las ciudades suelen carecer tanto de espacios verdes que absorban las lluvias como de árboles suficientes que ofrezcan sombra y enfriamiento evaporativo. Los autores del estudio proponen reverdecer las ciudades, reducir el tráfico y la contaminación del aire urbano, además de promover el uso de energías renovables.

    En otro apartado, recuerdan que España es el hogar de cerca de la mitad de las 142.000 especies animales que se calcula que viven en Europa. Y añade que la biodiversidad ha sufrido un descenso significativo. El estudio hace referencia a las prácticas agrícolas insostenibles que agotan las reservas de agua y deterioran la salud del suelo. Apuntan que estas tensiones son evidentes en la situación actual de los humedales de Doñana.

    El documento señala que «la fase de preparación para el cambio climático ha pasado; ahora debemos trabajar para prevenir que los escenarios más graves se hagan realidad». Pero el estudio no solamente denuncia, sino que formula propuestas.

    Los autores del estudio proponen reverdecer las ciudades, reducir el tráfico y la contaminación y promover las energías renovables

    Entre ellas, pasar mucho más rápido de los combustibles fósiles a las energías renovables. Promover ciudades más verdes para mitigar el impacto del efecto ‘isla de calor’. Mejorar la gestión forestal y los planes de prevención de incendios, y controlar la extracción de agua subterránea. Y establecer sistemas de alerta temprana para detectar y alertar a los ciudadanos sobre los riesgos para la salud de los fenómenos meteorológicos extremos.

    Los autores del trabajo de investigación recuerdan que el cambio climático es un multiplicador de amenazas, por lo que será fundamental tomar medidas que reduzcan las presiones de otras actividades humanas como la contaminación química o la degradación física y la pérdida de ecosistemas.

    La lectura del documento confirma que aquellas primeras y ya lejanas advertencias sobre el cambio climático por responsabilidad de las actividades humanas sobre el planeta se van confirmando rigurosamente. Este informe contrasta con aquellos que aspirando a puestos de responsabilidad en la administración de municipios, regiones o del propio gobierno español ignoran o desprecian estos riesgos evidentes y sus consecuencias sobre la sociedad, en lo humano, en el clima y en la economía.

    Comentarios
    Multimedia Diari