Reus Seguridad vial

Caen un 20% los accidentes en Reus en los últimos 5 años

En 2020 se registraron un total de 759 siniestros. En 184 de ellos hubo heridos, en su gran mayoría leves

MONTSE PLANA

Whatsapp
La avenida de Salou es uno de los puntos conflictivos. ALBA MARINÉ

La avenida de Salou es uno de los puntos conflictivos. ALBA MARINÉ

Los accidentes en vías urbanas han bajado en los últimos años en la ciudad de Reus. Si se comparan las cifras de 2020 respecto a 2016, a modo de ejemplo, la reducción es de más del 20%. Más concretamente, si hace cinco años se produjeron 968 accidentes en la capital del Baix Camp, el año pasado se contabilizaron 759. Cabe recordar que 2020 estuvo marcado por la reducción de la movilidad por las restricciones sanitarias para combatir el avance de la Covid. Aun así, las cifras del primer semestre de este 2021 se sitúan al total de 395 accidentes, a la espera de conocer cuál está siendo la tendencia de los últimos meses del año.

«Estamos satisfechos porque los accidentes van claramente a la baja, y ello se debe a las medidas que se han ido implementado», valora la concejala de Seguretat del Ayuntamiento de Reus, Dolors Vázquez. Como comenta, las acciones que se han ido llevando a cabo con el fin de reducir la accidentalidad se centran muy especialmente en conseguir reducir la velocidad de los vehículos.

Así pues, recuerda que todas las calles, a excepción de las avenidas con dos carriles, están limitadas a 30 kilómetros por hora. También recuerda la apuesta por la pacificación del centro con la peatonalización de calles –como es el caso del arrabal de Santa Anna–, así como el refuerzo de señalización luminosa que recuerda a los conductores que hay un paso de peatones. También se están renovando los semáforos, apostando por los de tecnología led para, así, garantizar una mejor visibilidad. Además, en los nuevos grupos semafóricos se están incorporando dispositivos acústicos para personas ciegas, que mejora la seguridad de este colectivo. De hecho, ésta ha sido una apuesta importante y en solo tres años los semáforos acústicos se han duplicado, pasando de los 28 dispositivos de 2018 a la más de una cincuentena que hay actualmente.

Vázquez remarca especialmente la tarea educativa que se está realizando, con cursos de formación, ahora muy centrados en los patinetes eléctricos. «Ha habido un aumento del uso de este vehículo de movilidad personal (VMP), por lo que es también normal que, estadísticamente, incrementen los accidentes relacionados con el patinete», señala la concejala. Aun así, insiste en seguir la tarea formativa «que está teniendo mucho éxito y tenemos también peticiones de centros educativos de otras ciudades», explica. En cuanto a las bandas reductoras de velocidad, muy usadas años atrás en varios municipios, «las estamos evitando por el ruido que generan. Por este motivo, primero buscamos alternativas y las bandas solo como última opción», detalla la concejala de Seguretat, Dolors Vázquez.

El coche sigue siendo el vehículo que protagoniza la mayoría de accidentes con heridos. En más de un 50% de los casos, hay un turismo implicado, y en más de un 10% (un 11,73% en 2020) hay un peatón. En la misma franja se sitúa la motocicleta (15,55% el año pasado). Destaca especialmente el incremento que se percibe de accidentes con una bicicleta implicada, lo que respondería a lo que comenta Dolors Vázquez: a un incremento de su uso, igual que pasa con los patinetes. En el caso concreto de la bici, si en 2019 se veían implicadas en un 3,18% de los incidentes viarios, durante el primer semestre de este año 2021 esta cifra ya se sitúa al 11,57%.

Los accidentes con heridos bajan

Del total de 759 accidentes urbanos que se produjeron en 2020, en un 75% de los casos (575) no hubo heridos y en 25% (184) sí los hubo. De estos, 170 fueron de carácter leve y 14 de graves. Si se comparan las cifras con 2016, los accidentes con heridos han descendido un 30%.

La mayoría son colisiones (cerca de un 57%), seguidos de atropellos (21,68%). Sobre esta última cuestión, destaca que la avenida La Salle es el punto que más atropellos concentra en el periodo 2019-2021, con un total de siete. Sigue de cerca la avenida Jaume I, con un total de seis accidentes de este tipo durante el mismo periodo. La cosa cambia si se habla en términos más genéricos de concentración de accidentes. Se dan en las avenidas y, especialmente, la de Salou es el mayor punto negro con un total de 25 siniestros en dos años y medio. Destaca especialmente que en 2020, habiendo el confinamiento, hubo más accidentes en este punto (once) que en 2019, con un total de siete.

Las altas velocidades que alcanzan los vehículos en esta avenida es una cuestión que hace años que llevan denunciando los vecinos de la zona. Como destaca la presidenta de la Associació Veïnal Amics del Barri Fortuny, Pepita Roig, «es una avenida y no una carretera». Y es que señala que la gente aún no ha cambiado el concepto «y si se tiene que circular a 50 km/h, nadie lo cumple. Al menos pasan por aquí a 80». La presidenta de la Associació de Veïns del Barri Fortuny, Cori Balanyà, recuerda que las altas velocidades se dan más acusadamente los fines de semana por la noche, «sobre todo de bajada, que van a toda velocidad, incluso haciendo carreras», lo que, según cuenta, es un constante los viernes y los sábados. «Estamos hablando de una avenida, y no hay respeto, ni por parte de los coches ni tampoco de los patinetes», denuncia Balanyà.

En la avenida hay rotondas y semáforos, lo que, según Roig y Balanyà, ayuda a reducir la velocidad. Aun así, Pepita Roig comenta que muchos son los coches que se saltan los semáforos, «porque van tan rápidos que no les da tiempo a frenar, y se saltan el semáforo en ámbar y también el siguiente, que está ya en rojo».

Temas

Comentarios

Lea También