Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cambian las marquesinas de la estación de autobuses de Reus de cristal por unas de plástico

La acción entra dentro del plan de remodelación financiado por la Generalitat. Los usuarios aplauden el proyecto pero piden que se agilice

Salvat Jordina

Whatsapp
Fabian Acidres Pons

Fabian Acidres Pons

El pasado mes de julio los operarios empezaron las obras de mejora del equipamiento de la estación de autobuses de Reus. El primer paso ha sido cambiar las marquesinas de cristal que estaban rotas o dañadas por unas de plástico.

Una acción de urgencia, dado que, a principios de año, algunos fragmentos de la estructura se desprendieron por la fuerza del viento y a raíz de este incidente, se procedió a vallar algunas zonas de la estación por seguridad con el objetivo de evitar que los usuarios pasaran por debajo de las estructuras más dañadas.

Además, era probable que el desastre se repitiera con las fuertes tormentas de verano. Así, la mitad de las marquesinas han sido sustituidas y el objetivo, a largo plazo, es que se cambien todas las que aun son de cristal por las otras de plástico. Un cambio que ha creado consenso entre los usuarios de la estación de autobuses, eso sí, «solo si los plásticos son resistentes».

Con esta primera acción finalizada el siguiente paso será limpiar los canalones para que el agua sea evacuada correctamente cuando llueva. Estos  trabajos de remodelación de la estación de autobuses están financiados por la Generalitat de Catalunya, un proyecto cuenta con una inversión de cerca de 100.000 euros, y que contempla catorce actuaciones. Entre ellas, la reposición de elementos de la claraboya, la nivelación de algunas zonas del suelo o nuevos números de andén.

Problemas con la limpieza

Los usuarios están de acuerdo con las remodelaciones del plan, pero piden que las obras se agilicen. «Hay goteras por todos los lados. Cuando llueve nos tenemos que sacar el paraguas incluso debajo del porche», afirma José, que espera la llegada del su bus hacia Salou. Es por eso que ve con buenos ojos las remodelaciones de las marquesinas y de los canalones, pero añade otro problema «están podridas y las palomas las ensucian continuamente».

La limpieza es un tema recurrente entre las quejas de los usuarios y trabajadores. Eric, de la empresa Plana, también considera las palomas como el principal objeto de esta suciedad «se deberían cambiar las redes para que no entraran a la estación. Están rotas y muchas veces se quedan atrapadas».

El cambio del pavimento urge

En  proyecto de remodelación de la Generalitat también se contempla la actuación sobre el pavimento. Un objetivo que se aplaude ya que el suelo de la estación de autobuses tiene desnivel y está hecho de adoquines, algo muy criticado desde los usuarios. Según el trabajador de plana, esto ha generado algún que otro susto. «Se nota mucho el cambio de asfalto una vez entras en la estación, incluso si estás sentado. Pero es que si vas de pie ya es otro nivel. Ha habido varias caídas por el desequilibro que causa el desnivel del suelo», señala Eric.

También consideran importante señalizar mejor la entrada de la estación, tanto por vehículos como para los peatones. «Es una locura intentar cruzar. Además, faltan indicaciones que localicen la estación». En este sentido, hay previsto la remodelación del rótulo de estación de Reus. De momento, pero, todos estos cambios tan aclamados tendrán que esperar.

Temas

Comentarios

Lea También