Más de Reus

Cancelan la ruta con Canarias y Reus se queda sin vuelos comerciales en invierno

La compañía aérea canaria Binter ha tomado la decisión por la baja ocupación media de los vuelos efectuados. La ruta se estrenó el 1 de julio y la intención era mantenerse todo el año

MONTSE PLANA

Whatsapp
Pasajeros procedentes de Dublín llegando ayer al mediodía al Aeropuerto de Reus. FOTO: ALFERDO GONZÁLEZFUENTE:AENA

Pasajeros procedentes de Dublín llegando ayer al mediodía al Aeropuerto de Reus. FOTO: ALFERDO GONZÁLEZFUENTE:AENA

La compañía canaria Binter ha cancelado la ruta aérea entre Reus y Gran Canaria a partir del próximo mes de noviembre. Según la aerolínea, el motivo es la baja ocupación de los vuelos, por lo que la ruta «solo ha dado pérdidas», según se ha anunciado desde la compañía. Además, las previsiones futuras seguirían en la misma línea, por lo que se ha decidido cesar este enlace «a pesar del importante esfuerzo realizado por Binter y a nivel institucional por impulsar la ruta, con promoción, (…) contactos empresariales e institucionales», recuerdan. Los últimos vuelos se realizarán el domingo 31 de octubre. Para aquellos pasajeros que ya hubiesen adquirido vuelos más allá de esa fecha, desde Binter se detalla que la compañía está atendiendo por los canales habituales las solicitudes de reembolso de los afectados por la cancelación de estos vuelos.

Con esta cancelación, el Aeropuerto de Reus se quedará un invierno más sin vuelos comerciales, después que ya sucediera el año pasado tras la cancelación durante los meses invernales de la ruta de Ryanair con Londres Stansted. También significa, al menos de momento, la pérdida de los vuelos nacionales, después que Volotea ya recortara sus operativas entre la capital del Baix Camp y Mallorca y Menorca a finales de verano. Tampoco ya no se operan los vuelos de Air Nostrum, con Ibiza, que terminaron como estaba previsto el 11 de septiembre. Cabrá ver si tanto Volotea como Air Nostrum vuelven a operar o no estas rutas en la próxima temporada, a partir de Semana Santa.

La operativa de Binter, con vuelos hacia Gran Canaria –y de allí, al resto de islas sin coste adicional– se había puesto en marcha el pasado 1 de julio. La aerolínea canaria buscaba nuevas alianzas en la península, y entre las apuestas se encontraba Reus. Por un lado, significaba la recuperación de los vuelos nacionales, después que seis años atrás Ryanair suspendiera el enlace Reus-Palma. Por otro lado, la intención era que la ruta permaneciera durante todo el año, lo que se veía con muy buenos ojos por parte del territorio, dado que, de esta forma, se mantenía la actividad comercial en el Aeropuerto de Reus en temporada baja y, en cierta forma, contribuir a la desestacionalización del turismo.

A pesar de todo, la ocupación media de los vuelos ha sido baja, según destaca Binter. Concretamente, y según datos de Aena, la ruta con Gran Canaria sumó entre julio y agosto (las últimas cifras disponibles hasta el momento) un total de 2.269 pasajeros. La capacidad de los aviones de la compañía canaria usados en esta ruta es de 132 asientos y la frecuencia es de cuatro vuelos a la semana (dos los jueves y dos más los domingos). Así pues, entre julio y agosto se ocuparon alrededor de un 48% de los asientos ofertados de media, lo que se ha considerado insuficiente para mantener los vuelos en los próximos meses.

Desde la Cambra de Comerç de Reus se califica de «negativa» la cancelación de la línea regular de Binter con las Canarias. «Es un obstáculo en el camino», admite el presidente cameral, Jordi Just. Señala que la coyuntura actual, con el impacto de la Covid en la actividad aeroportuaria, tampoco ha ayudado a consolidar la ruta, pero Just va más allá: «Este caso nos enseña que queda camino para recorrer para hacer aún más atractivo el Aeropuerto». Es por ello que recuerda que «el futuro pasa necesariamente por potenciar más el territorio desde el punto de vista turístico y empresarial y trabajar en paralelo, y sin descanso, para mejorar las prestaciones (...)».

En esta línea, Jordi Just subraya la importancia de la futura Estación Central Intermodal del Camp de Tarragona, proyectada en el sur del Aeropuerto, que defiende que «multiplicará exponencialmente las posibilidades» del aeródromo reusense. «En Reus no lo tenemos fácil con el Aeropuerto de Barcelona al lado, con una oferta de tanta magnitud. Pero con una conexión ferroviaria ágil y competitiva, esta amenaza actual puede convertirse, mañana, en una oportunidad», remarca.

Desde el Patronat de Turisme de la Diputació de Tarragona también se lamenta la decisión tomada por la compañía y se recuerda que se trata de una situación generalizada en el sector. Aun así, subrayan que se sigue trabajando para conseguir atraer vuelos al Aeropuerto de Reus que conecten la Costa Daurada y Terres de l’Eebre con neuvas destinaciones y que, a la vez, tengan capacidad de atraer turistas hacia comarcas tarraconenses.

El portavoz de la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de Tarragona (FEHT), Xavier Guardià, valora que si se hubiera mantenido la ruta durante la temporada de invierno «habría sido positivo, sobre todo pensando en el aeródromo, porque podría haberse generado una inercia e incentivar que otras compañías apostasen también por Reus». Así pues, lamenta la pérdida del enlace de Binter con las Islas Canarias. A pesar de todo, y aunque destaca que «todo volumen es bueno para el turismo», reconoce que el público canario en la Costa Daurada es residual. «Buscan más las grandes ciudades y de lo que sería la Costa Daurada, Port Aventura es el principal polo de atracción», cuenta Guardià. Lo que sí ve que podría haber sido una oportunidad es para el público estudiantil, «que organizan los viajes de fin de curso y el parque de atracciones es siempre un atractivo».

Quienes también saldrán perjudicados de la cancelación de la ruta son los taxistas, que mayor parte de facturación anual es del Aeropuerto. Así pues, encaran otro invierno dependiendo solamente de los usuarios locales.

Temas

Comentarios

Lea También