Cineastas en la universidad

Formación. La Escola de Cinema de Reus y la URV impartirán su primer posgrado en Dirección Cinematográfica

Javier Díaz

Whatsapp
Alumnos de la ECIR ruedan un corto ante la atenta mirada de director de la escuela, Daniel Villanueva. Foto: carles esporrín

Alumnos de la ECIR ruedan un corto ante la atenta mirada de director de la escuela, Daniel Villanueva. Foto: carles esporrín


«El cine es una industria que cada día está más en auge con el enorme éxito de las plataformas de contenidos digitales como Netflix, Amazon o Disney+. Netflix, por ejemplo, acaba de anunciar que creará 25.000 puestos de trabajo solo en España y cada año invierte en sus propios contenidos más de 5.000 millones de euros», explica Daniel Villanueva, director de la Escola de Cinema de Reus (ECIR). La Universitat Rovira i Virgili y este centro impartirán, entre enero de 2020 y febrero de 2021, su primer posgrado en Dirección Cinematográfica. «Que el cine se estudie en la universidad no es otra cosa que equilibrar oferta y demanda», apunta. 

Los diplomados saldrán preparados para ser directores de cine, productores, técnicos de sonido, directores de fotografía, scripts, guionistas cinematográficos, televisivos y teatrales, diseñadores y creadores gráficos, responsables de castings o gestores y programadores en filmotecas, festivales, museos, centros culturales o empresas editoriales. «Formamos cineastas que tengan algo que decir al mundo», asegura Villanueva.

El posgrado está dirigido a «cualquier persona interesada en la creación audiovisual, filmes de ficción y en un marco más general en el arte contemporáneo». Para inscribirse hay que ser graduado universitario en Comunicación Audiovisual, Bellas Artes, Historia del Arte, Ciencias de la Comunicación o Periodismo. También podrán acceder alumnos no titulados que «por su trayectoria profesional se considere que están en condiciones de seguir los módulos del diploma». El requisito de admisión para todos, graduados o no, es presentar un guion original de un cortometraje.

Aprovechar el talento

«El talento sin una base de formación adecuada es un talento poco aprovechado. Una persona que tenga cierta predisposición y gusto por el lenguaje audiovisual debe entrenar su mirada, y ya no solo para hacer una película, sino para hacer su película», sostiene Villanueva.
El temario está pensado para que los estudiantes sepan comunicar las conclusiones y razonamientos de un modo claro y sin ambigüedades; dominen la tecnología y el lenguaje audiovisual para la elaboración de contenidos; ideen, planifiquen y ejecuten proyectos de cine de ficción u organicen y gestionen elementos que intervengan en su producción. Entre la quincena de profesores se encuentran Juan José Giménez (director del galardonado corto Timecode), Iván Serra, Marta Montagut, David Mauri, Arturo Méndiz o el propio Villanueva.

Una profesión multidisciplinar

El oficio de cineasta nace de la vocación de explicar historias a través de la pantalla. «Se trata de una profesión en la que como responsable último del resultado de la película, este deberá conocer todos y cada uno de los aspectos que la conforman: la narrativa, la planificación, la iluminación, el sonido, la dirección de los actores, el ritmo, el tono, el montaje.... Y a la vez, saber delegar en profesionales de su propio equipo para unificar criterios artísticos», cuenta Villanueva, para quien ser un buen director de cine «significa liderar a todo este equipo y tomar muchas decisiones que lleven a buen puerto al proyecto».

Cada alumno rodará un corto y formará parte del de sus compañeros ocupando los diferentes roles de un rodaje. La industria cinematográfica vive una etapa de expansión y ofrece buenas expectativas para ganarse la vida. «Desde Los Soprano, el cine ha dejado de ser una película de 120 minutos que debes ir a ver a una sala. Muchas de las series actuales también son cine y prácticamente todo el mundo tiene en su casa una televisión led no menor de 40 pulgadas. La forma en la que ver cine está cambiando y el sector se adapta», dice el director de la Escola de Cinema de Reus.

El centro, que acaba de cumplir su quinto aniversario, ofrece a lo largo del año cursos de dirección, montaje y guion o clases magistrales en las que profesionales en activo cuentan sus experiencias a los futuros cineastas. Los ganadores de un Goya Fernando Trullols y Juanjo Giménez son colaboradores habituales. «Superar estos cinco años ha sido muy bonito, pero a la vez muy complicado. Arrancamos con la idea de convertirnos en la primera puerta al audiovisual para nuestros estudiantes, y con el tiempo estos nos han buscado para especializarse en cine, para profesionalizarse», asegura Villanueva.

Y el resultado es este posgrado en Dirección Cinematográfica.  «Vimos que nuestro socio natural tenía que ser la URV, y estamos encantados con esta nueva alianza», concluye. 

 

Temas

Comentarios

Lea También