Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Acoso escolar

Cuatro niñas y un niño dieron la paliza al alumno del colegio Eduard Toda de Reus

Testigos afirman que en la escuela hay miedo a represalias por parte de la 'familia problemática' de una de las menores que pegó al niño

F. Gras

Whatsapp
Los cinco niños propiciaron la paliza a su compañero durante la hora del recreo. Foto: A.G.

Los cinco niños propiciaron la paliza a su compañero durante la hora del recreo. Foto: A.G.

El presunto episodio de acoso escolar o bullying que sufre el niño de la escuela Eduard Toda que recibió una paliza a principios de mes sigue dando mucho de que hablar. Desde que el caso saliera a la luz pública, el ambiente en el centro «está enrarecido y muy caldeado». Asimismo lo explican las madres con las que ha podido hablar el Diari. Son ellas mismas las que cuentan que los hechos tuvieron lugar en el patio de la escuela y durante el tiempo de recreo. Fueron cuatro niñas y un niño los que propinaron la paliza al joven alumno de nueve años del centro.

Igualmente impactante resulta el relato que Mihaela, la madre del niño agredido, cuenta en Ràdio Reus-Cadena Ser. «En la hora del patio se juntaron cinco compañeros y mientras uno lo aguantaba por detrás de la garganta los demás le dieron patadas y puñetazos en la barriga y en las piernas». Y todo ello, siempre según las palabras de la madre, ante la pasividad de tres maestros que estaban vigilando el patio y no hicieron nada para detener la paliza.

Tanto Mihaela como el resto de madres consultadas aseguran que el centro del conflicto «es una familia problemática» que tiene a muchos padres aterrorizados. Al parecer, en más de una ocasión se ha intentado hablar con esta familia acerca del comportamiento de su hija pero siempre lo han rechazado con malos modos. Por este motivo, declaran que tienen miedo a posibles represalias. Según Mihaela, el acoso hacia su hijo empezó un año atrás y antes de los hechos del pasado 7 de febrero ya había dicho en más de una ocasión que no quería ir más a la escuela.

En el punto en el que coinciden todas las personas contactadas es a la hora de recriminar todo lo sucedido. «No es normal ni se puede tolerar un comportamiento tan agresivo en niños tan pequeños», manifiestan. También recuerdan a las familias que se han visto involucradas en el caso que «la educación se tiene que dar en casa» y que «los pequeños copian muchas veces los comportamientos de los padres».

Sin antecedentes

En medio de todo lo sucedido, los mismos testigos rompen una lanza a favor de la escuela Eduard Toda dejando claro que el ambiente siempre ha sido bueno y que es la primera vez que tienen constancia de unos hechos tan graves.

La paliza sufrida por el alumno de nueve años trascendió después de que su madre presentara una denuncia ante la Guàrdia Urbana el pasado 16 de febrero por bullying. En la denuncia también hizo constar un parte de lesiones del pequeño de nueve años y criticas hacia la pasividad y negligencia mostrada por el centro educativo ubicado en el barrio Mas Iglesias, siempre según la versión de la madre.

Tras recibir la denuncia, la Guàrdia Urbana pasó el informa del caso a los Mossos d’Esquadra. En estos momentos, la Fiscalía de Menores está investigando todo lo sucedido alrededor del caso.

Desde el propio colegio Eduard Toda y desde los servicios territoriales de Ensenyament de la Generalitat de Catalunya declinaron pronunciarse públicamente respecto al caso avanzado por el Diari el pasado miércoles.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También