Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Denuncian que Mas Vilanova es un foco de incivismo y venta de drogas

Los vecinos aseguran que están hartos de convivir con ruidos, botellones y trapicheos, que se concentran sobre todo los fines de semana 

Mònica Just

Whatsapp
Fotos tomadas por los vecinos el sábado por la mañana, después del botellón. Foto: cedida

Fotos tomadas por los vecinos el sábado por la mañana, después del botellón. Foto: cedida

Los vecinos del barrio Mas Vilanova han dicho basta. Han pasado un verano complicado. Y aseguran que no pueden más. Denuncian que la plaza de la Festa Major se ha convertido en un punto de venta de droga a pequeña escala, así como en un foco de incivismo, suciedad y botellones, sobre todo los fines de semana. Incluso aseguran que a veces hay gente que se cuela en sus casas. En los jardines. Afirman que lo han puesto en conocimiento de la Guàrdia Urbana en reiteradas ocasiones. Pero que el problema regresa en el momento en que los agentes se marchan de la zonas. La situación no solo no ha mejorado, sino que se ha agravado, según señalan los residentes en la zona.

Han convocado una reunión para debatir la situación. Será este jueves a las 20 horas

El presidente de la asociación de vecinos, Valentín Rodríguez, afirma que «hemos aguantado lo que hemos podido», pero que ya han llegado al límite. «La gente está cansada de tanto ruido, actos incívicos y trapicheos», añade. Rodríguez explica que, en general, quienes ocasionan las molestias son grupos de jóvenes. Y que también juegan a pelota hasta altas horas de la madrugada. Un tema que provoca molestias de ruido en el barrio, pero que va mucho más allá. «A menudo la pelota entra en las casas. Y ellos se cuelan para recuperarla. La gente está harta y muy crispada porque esto ya es el colmo», insiste el líder vecinal.

Una zona tranquila

Mas Vilanova es una zona tranquila. Poco transitada. Llena de calles peatonales y parques. Llevaba unos años viviendo en medio de la placidez, según aseguran los vecinos. Pero últimamente las cosas se les han ido de las manos «y nuestras calles han cambiado».
Precisamente para debatir la situación y tratar de buscar soluciones a los problemas de incivismo e inseguridad que sufre el barrio, los vecinos han convocado una reunión para este jueves a las 20 horas. «Queremos que la situación se frene», insisten.

Temas

Comentarios

Lea También