Más de Reus

El Polilleuger Joan Rebull de Reus abrirá en septiembre con nueve meses de retraso

Las lluvias de 2019, el Gloria y el colapso de algunos suministros explicarían la demora, según Rellsa. La AAVV Reus Nord prepara equipos infantiles y ha solicitado llevarlos al polideportivo

MÓNICA PÉREZ

Whatsapp
Operarios trabajan para pulir los últimos detalles del nuevo polideportivo, que afronta el tramo final de su construccción. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Operarios trabajan para pulir los últimos detalles del nuevo polideportivo, que afronta el tramo final de su construccción. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El nuevo Polilleuger vinculado a la Escola Joan Rebull abrirá al público en septiembre, coincidiendo con el inicio del curso académico y la temporada. El equipamiento municipal, que debía haber estado listo la primavera de 2020 y ya había aplazado su culminación hasta principios de este año por los efectos de la Covid-19, entrará en funcionamiento con nueve meses de retraso. En el interior del polideportivo todavía se llevan a cabo obras para pulir los detalles pendientes.

Además de prestar un servicio ligado a la actividad lectiva, y como sucede con el resto de instalaciones de iguales características en la ciudad, el Polilleuger Joan Rebull tendrá también un uso social: estará disponible para albergar proyectos municipales, de asociaciones deportivas, entidades vecinales y de la ciudadanía en general. En este sentido, la Associació de Veïns Reus Nord ha solicitado ya algunas horas semanales y está tratando de configurar equipos infantiles de diversas disciplinas que desarrollen su actividad allí.

El director de Reus Esport i Lleure (Rellsa), Jordi Bros, explica que «desde el inicio de las obras y hasta hoy, se han dado una serie de causas fortuitas y de fuerza mayor que no son vinculables a la empresa constructora: las lluvias de octubre de 2019 que irrumpieron justo cuando se estaban poniendo los cimientos y que pausaron los trabajos durante tres semanas, el temporal Gloria, la paralización del proyecto por el confinamiento y demoras en los suministros por los efectos de la Covid-19 en algunas cadenas de producción». Las máquinas entraron en el solar donde se está levantando la instalación deportiva en agosto de 2019 con intención de tenerla lista en diez meses y medio, pero todo se ha ido alargando.

Bros indica que, además de lo anteriormente mencionado, «probablemente han existido algunas otras causas que sí que son imputables a la constructora y evidentemente, tal como marcan los contratos, si al analizarlas se constata que ha sido así se aplicarán las penalizaciones pertinentes».

El equipamiento ha costado cerca de 1,2 millones de euros procedentes del superávit con que el Ayuntamiento cerró el ejercicio 2017. «Lo más importante para nosotros es finalizar los trabajos, hacerlo con calidad y que el Polilleuger Joan Rebull esté en condiciones a principios de temporada para que se pueda usar tanto para el colegio como para otras actividades deportivas», añade el director de Rellsa. En estos momentos se está tramitando la legalización de los suministros, se rematan detalles en los vestuarios y la recepción de la obra debería producirse antes del 15 de agosto.

Una superficie de 2.565 metros cuadrados con una pista polideportiva de hasta 22x44 metros apta para la práctica de las modalidades de sala, incluidos el patinaje y el hockey patines integran las posibilidades del Polilleuger Joan Rebull, gemelo del Polilleuger Cèlia Artiga que está en marcha desde julio del año pasado. La concesión de usos de las instalaciones la hace Rellsa a través de una convocatoria que ya se ha activado.

El polideportivo atenderá a tres franjas horarias: la escolar, en que acogerá proyectos de la Escola Joan Rebull o, puntualmente, de otros centros de enseñanza cercanos; la extraescolar, de lunes a viernes al mediodía y en horario correlativo al del colegio por la tarde, también para competiciones escolares los sábados por la mañana; y la restante, abierta a todos de lunes a domingo. La notificación de las concesiones, si es que no se ha hecho ya, se hará en pocos días.

La vertiente social

El presidente de la Associació de Veïns Reus Nord, Josep Ramon Ferré, explica que «estamos muy contentos de que se esté acabando de hacer el Polilleuger y de poder tenerlo» y apunta que «es un equipamiento que nos parece perfecto y ya hemos pedido un par de horas a la semana para nosotros». Disponer del polideportivo «nos irá muy bien a nosotros y también al colegio», añade Ferré. Sobre la entidad vecinal, su presidente concreta que «intentaremos formar algún equipo infantil, dependiendo de los niños que tengamos y de sus preferencias». Y es que «el Polilleuger Joan Rebull es una oportunidad importante para esta zona de la ciudad y era necesario».

Por su parte, el Polilleuger Cèlia Artiga ha vivido un primer año de funcionamiento «triste» porque «ha estado abierto intermitentemente, no se ha podido hacer prácticamente competición hasta finales de abril», dice Bros. Pese a eso, «la valoración es buena». Por ejemplo, «allí se han instalado las Insubmises Roller Derby Reus, una modalidad que, por sus características, necesitaba condiciones específicas y que se han podido mejorar aquí».

El concejal de Esports, Pep Cuerba, explica que «ya hace un tiempo que la ciudad está apostando por estas instalaciones» y recuerda que «van muy bien porque no tienen el coste de un pabellón pero la funcionalidad es la misma o incluso mejor». «La demanda de equipamientos deportivos cada vez es más, las entidades tienen ganas de sacar adelante proyectos y nosotros estamos contentos por poder ofrecerles así más horas». Cuerba destaca también que, con estos polideportivos, «sale beneficiada la escuela, que tiene espacios nuevos y preparados, y también las entidades y el barrio». El Polilleuger Joan Rebull es el cuarto de Reus, junto al Cèlia Artiga, el Alberich i Casas y el Ciutat de Reus.

El paquete del superávit de 2017, además de los polideportivos Joan Rebull y Cèlia Artiga, lo completaba el proyecto del Pavelló del Molinet, que «se hizo dentro de plazo y se enviará a la Generalitat para validar que esté bien; cuando esté aprobado, entonces quedará en manos del gobierno local determinar cuándo se hace la licitación que corresponda».

Temas

Comentarios

Lea También