Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El barrio del Carrilet de Reus denuncia la dejadez de la estación de autobuses y pide mejoras

Los vecinos lamentan la mala imagen que la instalación da del barrio y de la ciudad. También reclaman que se tomen medidas para frenar la decadencia del Mercat, un referente de la zona

Mònica Just

Whatsapp
Vecinos del barrio reivindican mejoras en la estación de autobuses y lamentan la mala imagen y su estado de dejadez.  Foto: Alba Mariné

Vecinos del barrio reivindican mejoras en la estación de autobuses y lamentan la mala imagen y su estado de dejadez. Foto: Alba Mariné

La estación de autobuses es una de las puertas de entrada del barrio del Carrilet. Y de la ciudad. Pero el aspecto que luce es cada vez peor. Los vecinos están preocupados ante su situación de dejadez. «Falta pintarla, limpiarla, adecentarla y moverse para tratar de evitar que se convierta en un lugar donde anidan decenas de palomas a diario», explica el presidente de la Associació de Veïns, Salvador Cabré. «Tiene muchos usuarios, pero está sucia y cada vez tiene un aspecto más degradado», lamenta Cabré. Los vecinos saben que es competencia de la Generalitat y que a corto plazo no hay mejoras previstas. Pero no por ello dejan de reivindicarlo. Creen que es básico para el barrio. Y para Reus. Así que desde la entidad vecinal instan al Ayuntamiento a que presione a la Generalitat para que tome cartas en el asunto de una vez por todas.

Junto a la estación, la asociación de vecinos también critica la situación en la que está el Mercat del Carrilet. «Cada vez hay más paradas cerradas y el movimiento va bajando», apunta Cabré. Cree que este equipamiento debería estar en condiciones para dar vida al barrio y mantener «un servicio de calidad». Pero las gestiones necesarias, insisten, parece que nunca llegan.

Para todo ello hace falta voluntad política para llevar a cabo estas acciones. Y dinero. «Suponemos que la voluntad está ahí. Pero faltan recursos. Sabemos que no es fácil», recuerdan los vecinos, quienes subrayan también que llevan tiempo esperando mejoras de las aceras de calles como la Eduard Toda; y arreglar el asfalto en otras como, por ejemplo, la calle Canal o la de Joan Ramis.

Una avenida inacabada

La avenida del Carrilet sigue inacabada. La previsión era que llegara hasta la calle Balmes. Pero un viejo edificio se lo impide. El inmueble debía derribarse para poder alargar el paseo. Los vecinos llevan años reivindicando esta actuación. Hasta ahora, sin suerte. Así lo explica el presidente de la Associació de Veïns, quien lamenta que «la excusa que siempre nos da el Ayuntamiento es la falta de recursos económicos». Hace más de seis años que se inauguró el parking y el nuevo aspecto de la avenida. Pero desde entonces, aseguran que nadie se ha movido para retomar el proyecto. Uno de los dos carriles de circulación que hay en la avenida, de hecho, muere precisamente en la casa. Acaba de repente. Demuestra que ya estaba pensando para el nuevo planteamiento urbanístico.

Desde la entidad vecinal, pese a insistir en la importancia de esta obra para el barrio, se muestran comprensivos. Saben que el tema económico no lo pone fácil. Pero no por ello dejan de pedir lo que creen que es justo.

Más juegos infantiles

En la misma avenida del Carrilet suspiran por más espacio para juegos infantiles. Aseguran que, fuera de las horas lectivas, en fines de semana y vacaciones, el pequeño parque queda colapsado. «No hay otro en la zona. Y a menudo se ve masificado», explica Cabré. Y, si algo también les preocupa, tanto en la avenida como en el paseo Jaume I, es la velocidad a la que pasan muchos vehículos. «Algún día tendremos un disgusto», lamentan los miembros de la junta, recordando que hace apenas unas semanas hubo un atropello en Jaume I a una mujer que cruzaba por un paso de cebra. Les gustaría que se impulsaran medidas disuasorias para regular la velocidad.

Uno de los principales emblemas del barrio es el monumento de la máquina de tren, ubicada en la rotonda de la avenida del Carrilet con Pere el Cerimoniós. Para ellos es todo un símbolo. «Nos gustaría que estuviera más iluminada, pero faltaría luz para que se vea mejor. Ahora hay un poco de luz interior. Pero no es suficiente», señala Cabré.

El Carrilet s uno de los grandes barrios de Reus. Estiman que viven allí unas 10.000 personas. La multiculturalidad es una de sus principales características. La convivencia es buena.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También