Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El código ético de las doulas prohíbe diagnosticar o dar consejos médicos

La Associació de Mares Doules niega que exista mala praxis en el colectivo, como apunta un informe del Consejo General de Enfermería
Whatsapp
Imagen de la delegación en Reus de la Associació de Mares Doules. Foto: Alba Mariné

Imagen de la delegación en Reus de la Associació de Mares Doules. Foto: Alba Mariné

«Nos sentimos señaladas injustamente por un informe que no tiene ninguna base científica. El informe nos causa indignación, repulsa y pena». De este modo se defiende la delegación en Reus de la Associació Mares Doules, integrada por seis mujeres, a raíz del ‘Informe Doulas’ que el Consejo General de Enfermería presentó en Madrid la semana pasada. En el texto se describen algunas de las supuestas prácticas llevadas a cabo por el colectivo en el momento de atender a las madres embarazadas con el objetivo de, según el documento, «sustituir la labor de las matronas en determinadas situaciones».

Entre las acusaciones que recoge el documento destacan «la práctica de ritos sectarios y contrarios a la salud pública (comer la placenta o cortar el cordón umbilical con una vela), de ser un negocio lucrativo y fraudulento (cobran 1.200 euros por un servicio completo) y ser doulas haciendo cursillos de 10 semanas que adjudican un título falso e ilegal».

«Nuestra labor no tiene nada que ver con lo que se describe en el documento. Nosotras acompañamos a la madre y a la familia durante el embarazo y en lo que después necesite. Tenemos un código ético que describe qué comportamiento debemos tener en cada momento. Es nuestra base para garantizar un trabajo bien hecho», explica Mar Torres, doula y delegada de la Associació Mares Doules de Reus.

Su compañera, Sònia Ródenas, critica que «el texto del Consejo General de Enfermería cataloga a un colectivo profesional sin ningún rigor y credibilidad». Al respecto ambas señalan que, al contrario del informe, «lo sí que se ha comprobado científicamente son los beneficios que los servicios de una doula causan en las madres. «Se ha demostrado que reduce la cifra de cesáreas, las episiotomías durante el parto, y que él mismo va mucho mejor», asegura Mar Torres.

El código ético

El texto se compone de 19 artículos que describen, uno a uno, cuál es el ámbito de actuación de las doulas y que prácticas pueden desempañar, además de las que están fuera del alcance con el objetivo de «garantizar la seguridad y el bienestar de la madre y del bebé, que deben ser de primordial importancia». En el punto 2 del documento ético expresamente se prohíbe a las doulas «realizar tareas clínicas o médicas, diagnosticar o dar consejos médicos, aunque se haya formado como profesional de la salud antes de convertirse en doula o de ejercer como tal». Al respecto Sònia Ródenas asegura que «nuestro trabajo se centra más en el ámbito emocional y de apoyo. Esta faceta ha existido siempre a lo largo de la historia y es un recurso más dentro de la maternidad». Por su parte la delegada de la entidad en Reus reconoce que tanto el trabajo de las matronas como el de las doulas son complementarios porque «una centra su trabajo en el ámbito sanitario y la otra en el ámbito emocional, para nada se solapan».

Expulsión

Otros puntos del código ético describen que «una madre doula no receta, no prescribe medicamentos, no diagnostica, no realiza exploraciones físicas, ni tactos. Nunca debe entorpecer el trabajo del personal sanitario» (punto 15) y «no acompaña un parto sin personal sanitario» (punto 16). Las doulas deben cumplir el Código Ético, ya que «cuando una Mare Doula sale de su ámbito de actuación nos manifestamos en su contra abiertamente, ya que perjudica a las mujeres, a las demás socias, a las doulas, y a la maternidad en general. No permitimos que siga en la asociación». «El incumplimiento del código ético, mala praxis, mal comportamiento, maltrato, etc. por parte de alguna socia será causa de baja inmediata de la asociación», se asegura en el texto.

Paralelamente la entidad también promociona la formación de las asociadas. Las Mares Doulas siguen un curso de formación de nueve meses que incluye aspectos transversales como puericultura, lactancia, psicología de la mujer, duelo, etc. Aún así, en España no existe ninguna titulación homologada que reconozca legalmente su figura, una situación que difiere de lo que ocurre en países como Alemania, Holanda, donde sí que están reconocidas.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También