Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El comercio de Reus confía en un aumento del gasto del turismo nacional y europeo

El turista ruso ha dado paso a un perfil más local que mira más el precio y valora otras ofertas como la gastronómica o cultural. Desde la Agència Reus Promoció han reorientado la campaña de verano

Joan Morales

Whatsapp
Turistas de compras, el pasado jueves por la tarde por el centro de Reus. Foto:Alba Mariné

Turistas de compras, el pasado jueves por la tarde por el centro de Reus. Foto:Alba Mariné

El comercio de Reus fue uno de los sectores que en los últimos años se benefició especialmente de la invasión de turistas rusos en la Costa Daurada. Además de sol y playa, estos visitantes -de un elevado poder adquisitivo- se marcaban con rotulador rojo la ciudad de Reus en su agenda como un destino a visitar para poder sacar humo a sus tarjetas de crédito, especialmente en las joyerías y las tiendas de ropa.

En poco tiempo, este perfil de turista se ha ido esfumando y, aunque nos siguen visitando rusos, vienen menos y también gastan menos. Hace ya un par de años que desde la Agència Reus Promoció se ha constatado este cambio de tendencia y los propios comerciantes también son conscientes de ello, hecho que ha provocado un cambio de estrategia a la hora de enfocar la campaña turística de verano que acaba de comenzar.

«El turista ruso que compraba joyas, ropa y complementos ha pasado a la historia», explica el presidente de la Unió de Botiguers de Reus, Àlfred Pitarch, quien añade que «para este verano esperamos, sobre todo, un turismo nacional (catalán y estatal), y de centro-europa, como por ejemplo Francia, Holanda o Bélgica». Esto implica que estos nuevos turistas llegan con otros hábitos de compra totalmente diferentes a los de los rusos.

Los nuevos turistas que visitan la ciudad llegan con otros hábitos de compra diferentes a los de los rusos

En este sentido, Pitarch comenta que «es un turista más familiar, que suele desplazarse en coche y tiene más capacidad de movilidad. No viene a Reus a comprar por comprar, sino que el día que no va a la playa aprovecha para visitarnos y comprar productos típicos de la zona, como por ejemplo aceite, y le gusta mirar los precios».

Las perspectivas comerciales para este verano son «similares a las del verano pasado, aunque confiamos en que se puedan mejorar un poco porque las previsiones hablan que el turista nacional tiene un poco más de poder adquisitivo y esto podría notarse un poco más en un aumento del gasto».

La concejal de Projecció de Ciutat del Ayuntamiento de Reus, Montserrat Caelles, coincide con Pitarch en el perfil de turistas que se espera para este verano en la capital del Baix Camp, un hecho que ha obligado al consistorio a reorientar su estrategia. «El turista nacional y de países del centro de Europa se ha ido incrementando en los últimos años y su visita no está tan enfocada en las compras como la de los rusos, sino que también valoran otras ofertas como la cultura o la gastronomía. Por este motivo, nos hemos visito obligados a adaptarnos a esta realidad y nuestro enfoque de la campaña turística de verano, que presentaremos la próximo semana, irá más encaminada a estos aspectos», confirma Caelles.

Por suerte, la ciudad está preparada desde hace unos años y cuenta con una amplia oferta gastronómica, sin olvidarnos de la cultura, encabezada por el Gaudí Centre y por la Ruta del Modernisme.

Comentarios

Lea También