Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El consumo de derivados de la stevia frena el cúmulo de grasa en el hígado

Demuestran, en un estudio con ratones obesos genéticamente, que este edulcorante natural previene la esteatosis hepática
Whatsapp
Imagen de archivo de Jordi Camps (izq.) y Jorge Joven (en el centro) con investigadores del CRB. Foto: DT

Imagen de archivo de Jordi Camps (izq.) y Jorge Joven (en el centro) con investigadores del CRB. Foto: DT

Investigadores del Centre de Recerca Biomèdica de Reus y de la Universidad de Leuven (Bélgica) han concluido un estudio con ratones que demuestra que el consumo de azúcares derivados de la stevia (edulcorante natural) previene la enfermedad del hígado graso (esteatosis hepática), es decir, evita la acumulación de grasas en las células del hígado. Concretamente se ha analizado el efecto de los componentes Steviol, Esteviósido y el Rebaudiósido A en 32 ratones obesos genéticamente y con esteatosis hepática. A 24 de los roedores del estudio se les administró alguno de los tres derivados, mientras que el resto formó parte del grupo de control.

«Al seguir una dieta con alguno de los tres azúcares extraídos de la stevia se observó que estos derivados activan las vías metabólicas que estimulan la degradación de las grasas del hígado, su transporte fuera de las células hepáticas y que inhiben su almacenaje en forma de gotas de grasa», señala Jordi Camps, investigador del Centre de Recerca Biomèdica, quien añade que «todo ello junto a un estímulo del la síntesis de ácidos biliares y la mejora del metabolismo de la glucosa». El estudio se ha publicado en la revista Food and Chemical Toxicology.

Aunque todavía no se ha hecho el ensayo clínico en humanos, los resultados del estudio apoyan la teoría de que es más saludable el consumo de la stevia, que no de algunos edulcorantes artificiales. Al respecto, Jordi Camps señala las diferencias entre ambos. «Por un lado la stevia es un producto natural y por lo tanto teóricamente no tiene los efectos secundarios que tienen los edulcorantes artificiales; y por otro lado es conocido porque mejora el metabolismo de la insulina, es decir, podría ayudar a mejorar la diabetes y a prevenirla».

Los investigadores emplearon herramientas y tecnología de última generación del Centre for Omic Sciences de Reus (COS) y también de la universidad de Leuven para analizar los genes y los metabolitos de los ratones. «En cada ratón analizamos 321 metabolitos, además de 46 genes», detalla Jorge Joven, director del Centre de Recerca Biomèdica de Reus y profesor de la Facultat de Medicina de la URV.

En relación a los beneficios para la salud de las personas, los investigadores señalan que es necesario cambiar de hábitos alimenticios, es decir, sustituir los edulcorantes actuales por la stevia, más allá de esperar a que se desarrolle un fármaco con alguno de los compuestos. «Somos lo que comemos, y por lo tanto tendríamos que comer más racionalmente y menos cantidad si queremos tener una vida sana», asegura Jorge Joven.

Y es que en las personas la enfermedad del hígado graso puede acarrear otras complicaciones. Este es el caso de hepatitis, cirrosis, cáncer de hígado y en el peor de los casos incluso ser mortal. Por esta razón los investigadores señalan la importancia de los resultados de esta investigación teniendo en cuenta que, según Camps, «un 25% de la población padece sobre peso, y una cantidad importante de los afectados sufre de hígado graso». «Viviremos mejor o peor en función de lo que comamos y del ejercicio que hagamos a lo largo de nuestra vida», concluye el director del Centre de Recerca Biomèdica.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También