Más de Reus

El gobierno de Reus rectifica: el Mercat del Carrilet seguirá abierto hasta el 2024

El ejecutivo reusense considera que, dado el contexto «no es momento de dejar a gente sin trabajo» 

Cristina Valls / Jordina Salvat

Whatsapp
Imagen de la fachada del Mercat del Carrilet de Reus, que se mantendrá en activo hasta 2024. FOTO: Alfredo González.

Imagen de la fachada del Mercat del Carrilet de Reus, que se mantendrá en activo hasta 2024. FOTO: Alfredo González.

El Mercat del Carrilet estará abierto hasta el 2024. Eso ha asegurado el alcalde de Reus, Carles Pellicer, mientras hablaba sobre la actualidad del ámbito del Carrilet. «No nos podíamos permitir el cierre de 14 paradas y la pérdida de 25 puestos de trabajo», ha expuesto. Tras haber meditado diferentes opciones, «ésta es la más factible, sobre todo porque hay un proyecto de transformación urbana detrás, que se ejecutará en bloque y que abarcará el barrio del Carrilet, hasta la estación de autobuses, toda esa zona». 

Además, la prórroga sólo se hace efectiva, «a causa de la situación provocada por la pandemia, únicamente por eso». Con esta acción mantienen «la hoja de ruta del Plan d’Acció Municipal (PAM), creemos que es lo necesario y así se lo comunicamos, al mediodía, a los paradistas, que cuentan con nuestro compromiso», ha completado.

El gobierno municipal anuncia un proceso participativo sobre la futura transformación del barrio

A partir de ahora, se trabajará en dejar listos los nuevos documentos contractuales, que estarán vigentes hasta el 30 de junio de 2024. «El proyecto de transformación tiene como meta constituir una nueva centralidad en la zona sur de la ciudad, para así potenciarla. Entendemos perfectamente las dudas y la incertidumbre de los trabajadores del mercado, pero las grandes transformaciones requieren valentía», ha subrayado.

Sobre el cierre del Carrilet y la transformación urbana, Pellicer ha destacado que no se trata de una «situación nueva» en la capital del Baix Camp y recordó el cambio que se llevó a cabo en el entonces Mercat de les Peixateries Velles, tiempo atrás. «El gobierno del momento decidió iniciar una transformación y, si lo miramos con perspectiva, hemos visto que funcionó», ha argumentado. 

Por su parte, la vicealcaldesa Noemí Llauradó ha detallado en qué consistía la iniciativa. «Requiere replantear todo el espacio en su conjunto para dignificarlo. Supondrá una inversión de recursos económicos y humanos y abarcará más de un mandato», ha resumido. La puesta en marcha de esta ambiciosa empresa contará con «nuevos equipamientos para generar cohesión social», que contribuirán también a «dinamizar la zona del Carrilet». 

El concejal Prats dice que habrá adecuaciones en el equipamiento por su antigüedad

El proyecto ya fue expuesto –aunque a grandes rasgos–, por la concejala de Participació, Bon Govern i Serveis Generals del Ayuntamiento de Reus, Montserrat Flores, en el último pleno. En él explicaba que la planificación de la «acción participativa» requería «seguridad técnica y reflexión», debido a su «gran complejidad».  

El concejal de Treball i Ocupació, Carles Prats, ha apuntado que «podemos alargar el cierre, pero no eternamente, y esto se debe a la antigüedad del edificio, que fue construido para permanecer en activo unos 50 años y ya se acerca a los 40». Por otro lado, ha abordado el tema de la figura del paradista: «Genera muy poco reclamo». Desde la óptica jurídica, el concejal ha indicado que el mercado no podía seguir adelante con una prórroga «sin un proyecto de transformación detrás, por ley no se puede», ha apuntado. Desde Reus Mobilitat i Serveis, «se harán las adecuaciones pertinentes del espacio para solventar los achaques el paso del tiempo». 

Un año de lucha 

Ha pasado un año desde que el gobierno local anunció el cierre del Carrilet, calendarizado para este verano. Una decisión que se justificó, por aquel entonces, con la falta de un plan de futuro que garantizara la viabilidad económica del equipamiento: ningún supermercado se había interesado en liderar la reconversión del espacio, que, además, tenía el 75% de las paradas cerradas. La noticia indignó a la quincena de paradistas del mercado del sur de la ciudad. De hecho, rechazaron en bloque la oferta del consistorio de desplazar su negocio al Mercat Central, donde, apuntaban, no estaba su clientela ni su vínculo de casi 40 años de historia. 

También generó un gran descontento entre los vecinos de los barrios colindantes al mercado. Éstos alzaron la voz para denunciar «un abandono de la zona sur». Señalaron que, la creación de una nueva centralidad en la zona prometida por el consistorio les servía «de más bien poco». «El mercado da vida, cuando cierre, esto se va a quedar muerto», alertó la vecindad. Por todo ello, empezaron una serie de movilizaciones, que han perdurado estos últimos meses y que han contado con el apoyo político de los partidos de la oposición (PSC, CUP y Cs). De este modo, a finales de febrero de 2020, mientras que la oposición planteaba mociones para paralizar la voluntad gubernamental, los paradistas recogían firmas para frenar el cierre, llegando a reunir hasta 9.000. 

La presión popular fue rehuida por el consistorio que, reiteradamente, mostraba su firmeza en continuar con su proyecto de futuro; a pesar de haber reconocido que no había ningún operador interesado en llevarlo a cabo. La intención de impulsar la ya mencionada «nueva centralidad» siguió adelante y se justificaba por la «reordenación necesaria de la zona» y, sobre todo, por conseguir la «renovación del edificio, anticuado, que alberga el mercado».

Las movilizaciones se retomaron tras los primeros meses de pandemia, dejando imágenes como la de un centenar de personas concentrándose, con mascarillas, delante del Ayuntamiento y el lema «somos un servicio esencial». 

El último episodio, sin embargo, se dio en el pleno municipal ya nombrado, cuando el gobierno impidió una consulta ciudadana no vinculante sobre el cierre del Mercat del Carrilet. Fue una petición presentada por la oposición en bloque en forma de moción. En ella, se pretendía preguntar si se estaba a favor del cierre y si se veía, como  justificación válida, la «no viabilidad económica» defendida por el ejecutivo. 

El ‘no’ a la propuesta pareció(erroneamente) dejar visto para sentencia la decisión del cierre del equipamiento este verano.

Temas

Comentarios

Lea También