Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El gobierno de Reus responde: «Bajarnos los sueldos podría atentar contra el principio de legalidad»

El gobierno afirma que las mociones no son de obligado cumplimiento tras la admisión de un recurso judicial de Cs

Marc Càmara - Francesc Gras

Whatsapp
Joaquim Enrech basa sus argumentos apoyándose en el Reglamento Orgánico Municipal  FOTO: Alfredo González

Joaquim Enrech basa sus argumentos apoyándose en el Reglamento Orgánico Municipal FOTO: Alfredo González

El gobierno de Reus justifica la decisión de no bajarse los sueldos, aunque el pleno así lo aprobó en 2016, con un informe del secretario y el interventor municipal. El portavoz del gobierno, Joaquim Enrech, aseguró ayer que el informe dicta que «la ejecución de los puntos acordados en la moción de Ciudadanos atentaría contra el principio de legalidad». 

Decía Enrech que una moción no tiene facultades ejecutivas y que los acuerdos resolutivos requieren de un procedimiento previo que Ciudadanos no cursó al presentar la moción, en abril del 2016. «Hay que seguir los procedimientos legalmente establecidos», sentenció Enrech, que puso de manifiesto el «poco conocimiento» de Ciudadanos de la administración municipal. Enrech también se amparó en el Reglament Orgànic Municipal (ROM), que especifica lo que es una moción y qué comporta. 

El Reglament y los informes
El gobierno encargó dos informes a Secretaría e Intervención. El primero se dictó el 27 de mayo de 2016, un mes después del pleno en el que la oposición aprobó la rebaja de los sueldos. El segundo, se emitió el 23 de febrero del 2017, después que Ciudadanos requiriese al gobierno municipal un resumen del sueldo de los concejales al sospechar que no se habían reducido las remuneraciones. 

Según el gobierno, la moción de Ciudadanos no tenía «facultades ejecutivas»

Durante este tiempo, decía ayer Enrech, Ciudadanos presentó «una propuesta de acuerdo en los mismos términos que la moción». Una propuesta que «extrañamente retiraron» y que no se incluyó en el orden del día del plenario correspondiente. «Saben que no tienen razón, pero no piden disculpas, sino que envían el tema a los tribunales». 

De hecho, Enrech fue especialmente crítico con lo que define como una «obstinación judicial» de Ciudadanos, y lamentó la «judicialización de la política municipal» del partido de Juan Carlos Sánchez. «Persiguen penalmente al alcalde y a los portavoces municipales por buscar la paz social, y persiguen al Ayuntamiento para esconder sus errores y el desconocimiento que tienen del funcionamiento municipal». Terminó anunciando que «nos veremos en los juzgados» porqué «Ciudadanos ha optado por esa vía» una vez más. 

El portavoz recordó que después de la entrada en el gobierno de ARAReus y Esquerra «nos bajamos el sueldo un 10%».

Mociones sin cumplir
La moción presentada en 2016 por Cs exigiendo la rebaja salarial del alcalde y del resto de miembros equipo de gobierno prosperó gracias a los votos a favor de la CUP, PSCy PP. Todos tres coincidían ayer a la hora de denunciar el incumplimiento de los acuerdos que se cierren en el pleno municipal. 

«Si una moción política aprobada en el pleno no tiene que tener recorrido para el alcalde, que diga a través del ROM que no sirven para nada y reconozca que todo es una comedia». El portavoz del partido de los socialistas, Andreu Martín, también ponía en duda «la voluntad democrática» y «tics autoritarios» del equipo de gobierno porque «una moción que evidencia la mayoría del plenario del Ayuntamiento tiene que prosperar». 

CUP, PSC y PP denuncian el ‘reiterado incumplimiento’ de los acuerdos del pleno

Su homónima en la CUP, Marta Llorens, seguía el mismo argumentario que los socialistas para declarar que «si una moción se presenta en el pleno y se aprueba por mayoría se tiene que aplicar. Existe un incumplimiento constante». Por otra parte, el portavoz del PP, Sebastià Domènech, declaraba: «Estamos hartos de aprobar mociones que son papel mojado. Sino se aplican no sé qué hacemos en el pleno». Los populares, además, dudan del planteamiento del portavoz del gobierno cuando sentencia que «las mociones aprobadas por la mayoría de concejales no son de obligado cumplimiento».

Más allá de las críticas entorno a las mociones, desde el PSC también manifestaban que la denuncia presentada por Ciudadanos demuestra «el fracaso de su gestión como oposición». Para Martín, el partido naranja «se equivocó votando en contra de nuestra propuesta durante la aprobación del cartapacio municipal porque pedíamos reducir los sueldos de los concejales un 15%». En lo referente a los suelos, los cuparies explicaban que votaron a favor de la moción de Cs a pesar de no ajustarse a su modelo de remuneración. «No puede existir una diferencia tan abismal entre el suelo de un cargo electo y el de un ciudadano a pie», sentenciaba Llorens, que también recordaba que  su partido deposita todos los suelos en un fondo común y que los concejales cobran en función de su trabajo y del cargo que desarrollan. Éste, «en ningún caso, puede superar dos veces y medio el salario mínimo interprofesional».  

Temas

Comentarios

Lea También