Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El hospital Sant Joan de Reus reconoce el déficit de tres millones y negociará con la plantilla

Rectifica el déficit anunciado la semana pasada y anuncia que pagará los objetivos a los trabajadores si el plan de equilibro es un éxito

Francesc Gras

Whatsapp
El desequilibrio presupuestario de las cuentas del hospital da la razón a los trabajadores que llevan días de protestas. Foto: Pere Ferré

El desequilibrio presupuestario de las cuentas del hospital da la razón a los trabajadores que llevan días de protestas. Foto: Pere Ferré

El Hospital Sant Joan de Reus ha cerrado hoy las cuentas de 2015 con un déficit de tres millones de euros, muy lejos del 1,1 millones de euros anunciados la semana pasada. Esto se debe a que el consejo de administración del GrupSalut – compuesto por todos los partidos con representación municipal– ha decidido provisionar en el presupuesto los 1,9 millones correspondientes a las DPOs (Dirección Por Objetivos) de los trabajadores. Así lo anunció ayer la presidenta del Grup Salut y segunda teniente de alcalde, Noemí Llauradó, después de que el consejo de administración reunido de urgencia estudiara el informe jurídico externo.

El desequilibrio presupuestario que presentan las cuentas del hospital da la razón a los trabajadores que llevan días de protestas y exigiendo cobrar las retribuciones variables por objetivos al entender que la situación es culpa de la dirección. No obstante, que las cuentas de 2015 reconozcan la partida de 1,9 millones como pasivo en los presupuestos no garantiza que se vaya a pagar. «Una vez formuladas las cuentas, iniciaremos negociaciones para adoptar las medidas necesarias y obtener el equilibrio presupuestario», aseguraba Llauradó.

Así pues, el pago de las DPOs estará vinculado a al saneamiento de la empresa. Y para que esto ocurra, señalaba Llauradó, se pondrá en marcha de forma inminente un plan de equilibrio presupuestario. Su objetivo será el de llevar a cabo las medidas necesarias que «garanticen el mantenimiento de los servicios que se prestan a los usuarios y revertir la situación». La intención incial es que se pueda arprobar en el próximo consejo de administración previsto para finales de este mismo mes de abril.

Según Llauradó, los trabajadores tendrán un papel central en su elaboración, ya que se negociarán sus bases al igual que determinar qué ocurrirá finalmente con la retribución variable por objetivos.

Cabe recordar que éste ha sido uno de los puntos más conflictivos de los últimos días, ya que el comité de empresa siempre ha defendido que la decisión sobre las DPOs tenían que estar acordada por las dos partes. La plantilla de trabajadores se basaba en una de las cláusulas del convenio que estipula que, en caso de existir desequilibrio presupuestario, como es el caso, las dos partes «se comprometen a abrir un periodo de negociación con el fin de consensuar, si es debido, las medidas que puedan resultar más adecuadas». Una situación que todavía no se ha producido.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También