Más de Reus

El local de los cines Lauren de Reus lleva ya seis años cerrado

Vecinos recuerdan que, sobre todo en sus inicios, el equipamiento ayudaba a dinamizar la zona. Lamentan su clausura y creen que sería positivo dotar el espacio de un nuevo uso

Montse Plana

Whatsapp
Edificio que albergaba los cines Lauren, en el Camí de Valls, cerrado desde marzo de 2015. Todavía mantiene el cartel. FOTO: ALBA MARINÉ

Edificio que albergaba los cines Lauren, en el Camí de Valls, cerrado desde marzo de 2015. Todavía mantiene el cartel. FOTO: ALBA MARINÉ

Un cartel de «cerrado provisionalmente» todavía cuelga en una de las cristaleras del local que durante casi 20 años ocuparon los cines Lauren, en el Camí de Valls de Reus. Lo que inicialmente se anunció como provisional para, según se dijo, realizar unas obras se ha convertir en definitivo, tras seis años con la persiana bajada y, de momento, sin previsiones de dar un nuevo uso el espacio. De hecho, varias fuentes consultadas por esta redacción no han aclarado qué planes hay para el edificio más allá de señalar que la situación «es la misma» que años atrás. Por lo tanto, parece que va por largo el futuro de las instalaciones.

«Es una lástima que un edificio así esté cerrado», señala Pili, vecina de la avenida de Marià Fortuny, a la altura de los antiguos cines. «Hubo una época en la que colgaban la cartelera en el exterior, en la parte lateral. Desde casa la veíamos y escogíamos la película que iríamos a ver», recuerda. Pili cree que, sobre todo en sus inicios –abrieron a finales de los 90–, los Lauren representaron un revulsivo para esta zona de Reus, «después la afluencia de gente fue disminuyendo, siguiendo la tendencia a la baja del sector y, claro que se notó en el barrio en cuestión de dinamización, pero ya no eran lo mismo», admite Pili.

Así también lo explica Josep, otro vecino de esta zona, que considera que «el cierre no se notó excesivamente». Aun así, opina que «fue un error bajar la persiana y abrir los de La Fira». De hecho, los vecinos con los que ha hablado el Diari admiten que cuando tenían las nueve salas de los Lauren en activo iban a menudo al cine, «ahora ya no voy», cuenta Vanessa. En su caso, recuerda que los miércoles –coincidiendo con el día del espectador–y los fines de semana era cuando más afluencia había. Considera que los cines sí que ayudaban a dinamizar la zona. De hecho, había varias cadenas de comida rápida (sigue una en activo) y un restaurante justo al lado que sigue funcionando con éxito.

Problemas económicos

Los cines Lauren cerraron puertas en marzo de 2015. Aunque inicialmente se comentó que era provisional y para realizar unas obras, en realidad se estaba negociando una salida satisfactoria para materializar un cambio de operador. Conversaciones que implicaban a Lauren Films, CaixaBank y el empresario del cine, con la mediación del Ayuntamiento, pero que no llegaron a buen puerto y la empresa entró en quiebra, pasando a ser administrada por un liquidador por orden judicial.

La situación era –y sigue siendo– compleja. Cabe recordar que Cinemes Reus (que formaba parte del grupo Lauren) y el Ayuntamiento de Reus firmaron en 1995 el uso de derecho de superficie, ya que las instalaciones estaban en el edificio de Redessa, de propiedad municipal. Este derecho permitía la construcción y desarrollo del edificio de los multicines. Posteriormente, este derecho de superficie fue cedido a CaixaBank hasta el año 2040. Eso significaba que ambas partes alcanzaban un acuerdo de pignoración para la construcción del complejo. Así, la entonces La Caixa financiaba el proyecto por la vía del arrendamiento financiero, convirtiéndose en el titular del derecho de superficie. Eso significaba que quien alquilaba y cobraba era La Caixa y después ésta pagaba al Ayuntamiento de Reus.

En cuanto al estado de las instalaciones, cabe recordar que en 2018 entraron okupas en el edificio. Parece que accedieron a través de un agujero en un falso techo de un acceso lateral que todavía sigue presente. A través de las cristaleras, se puede observar como el antiguo cine quedó congelado en el tiempo. Todavía hay en la entrada pequeños televisores e incluso quedó una rebeca colgada en la silla de algún trabajador.

Las frases

«La afluencia se notaba, sobre todo, los miércoles –día del espectador– y los fines de semana»
Vanessa

«Es una pena que el edificio esté cerrado durante tanto tiempo, sería positivo darle un nuevo uso»
Pili

«El cierre de los  cines no se notó excesivamente, pero de todos modos creo que fue un error»
Josep

Temas

Comentarios

Lea También