Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El nuevo sistema de pago del CatSalut causó el déficit del Hospital Sant Joan de Reus

Según el informe de secretario e interventor es la principal causa que explica los tres millones negativos con el que cerró el 2015

Francesc Gras

Whatsapp
Imagen de una de las últimas concentraciones de protesta de los trabajadores del centro . Foto: pere ferré

Imagen de una de las últimas concentraciones de protesta de los trabajadores del centro . Foto: pere ferré

El gobierno municipal explicó ayer el informe elaborado por Secretaría e Intervención para dar a conocer las causas que han llevado al Hospital Sant Joan a cerrar las cuentas de 2015 con un déficit de 3,1 millones de euros y con una importante disminución del patrimonio neto de la empresa. Y tras escuchar la intervención del alcalde Carles Pellicer los dos motivos principales parecen claros: El nuevo modelo de financiamiento del Servei Català de la Salut (CatSalut) y el punto y final al sistema de gestión centralizado de tesorería o caja única del grupo sanitario.

En lo referente al CatSalut la problemática ha sido doble. En primer lugar por imponer un nuevo sistema de pago. Y es que, desde el año pasado, el hospital no cobra de la Generalitat por la población que tiene Reus de forma fija sino, únicamente, por la actividad que realiza. Esto, a la práctica, dejó al centro sin ingresos extraordinarios y generando un déficit de 2,9 millones de euros. Después está el incremento de la tarifa del 3,6% aplicada por el CatSalut en 2015, afectando principalmente al gasto de personal, y que provocó un sobrecoste en comparación con el 2014 de unos 547.000 euros.

En lo referente al fin de la gestión centralizada de la tesorería – conocida como cash pooling–, la decisión ha provocado una alarmante reducción de unos 2,5 millones de euros en el patrimonio neto del Hospital Sant Joan. Esto es así, explicó Pellicer, por la «reordenación de contratos» entre el centro hospitalario y otras sociedades del grupo sanitario como , por ejemplo, la Gestió Comarcal Hospitalària S.A (Gecohsa). La emisión de estas facturas rectificaticativas relativas a años 2010, 2011 y 2012, sumado a irregularidades entre el hospital y la Fundació Sagessa Salut, es lo que explicaría el descenso del patrimonio de la empresa.

Todas estas medidas se empezaron a trabajar con la entrada de secretario e interventor en las sociedades municipales por decreto de Alcadía en 2012 y acuciados por las investigaciones judiciales. Fue entonces cuando el alcalde aseguró que empezaba un proceso de «poner orden» en el entramado municipal.

Tampoco puede pasar por alto que el informe presentado ayer sólo analiza los presupuestos de 2014 y 2015 sin entrar en varias cuestiones sobre la relación hospital-Ayuntamiento por estar investigadas en el caso Innova y bajo secreto de sumario. Otro elemento a tener en cuenta es la decisión del secretario municipal, Jaume Renyer, de dejar el consejo de administración del hospital. Aún así, Pellicer dejó claro que la figura de Secretaria no desaparecerá de las empresas y que seguirá fiscalizando las cuentas.

Tanto el alcalde como la concejal de Salut, Noemí Llauradó, recordaron ayer las características propias que tiene el Sant Joan y que «no se han localizado los archivos del nuevo hospital ni ningún acuerdo o plan de explotación o viabilidad complementario a su construcción que contemplara su sostenibilidad económica y viabilidad financiera».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También