El precio de los pisos en alquiler en Reus baja un 16% tras media década en alza

La capital del Baix Camp será uno de los municipios afectados por la nueva Ley de Regulación del Alquiler

J.SALVAT/M.PLANA

Whatsapp
Desde Vilanova Finques se considera que la nueva ley puede ayudar a los más jóvenes a emanciparse.  FOTO: Alba mariné

Desde Vilanova Finques se considera que la nueva ley puede ayudar a los más jóvenes a emanciparse. FOTO: Alba mariné

El precio del alquiler en Reus ha bajado un 16% respecto a los precios de principios de año. Así lo señala la estadística del portal inmobiliario EnAlquiler (adjunta como imagen). En este portal, la media de precio en los anuncios  en enero de 2020 era de 715€ al mes. El pasado mes de agosto, el precio bajó hasta los 598€ mensuales. Una bajada que comenzó con el estallido de la crisis del Covid-19. En marzo, el precio medio de los anuncios publicados era de 685€/mes, una cifra que cayó en picado, hasta llegar a los 534€ mensuales en julio.

La tendencia se confirma en el portal Habitaclia. Según un cálculo realizado por la propia empresa, teniendo en cuenta más de 50  anuncios de viviendas no unifamiliares, actualmente, el precio medio del alquiler en Reus es de 7,29€ el metro cuadrado. Una caída del 4% de su precio respecto al primer mes del año que también se refleja en el precio de venta del metro cuadrado: en agosto del año pasado de pagaba a 1.268€ y en 2020 a 1.246€.

Estas son cifras que rompen una tendencia al alza que inició hace cinco años. «Hace cinco años todo ere mucho más económico. Los precios subieron mucho por falta de oferta, pero la pandemia lo ha estabilizado», indica Helena Martí, gerente de Inmobiliaria Martí. Así lo revelan los datos del Institut Nacional d’Estadística de Catalunya, que indican que el precio medio del alquiler mensual en la capital del Baix Camp era, en 2019, de 471,26 euros, un incremento del 19,4% respecto al 2015, cuando costaba un alquiler en Reus costaba una media de 380,50 euros mensuales.  

El problema: pisos medio-bajos

Reus es una de las sesenta ciudades en las que se aplicará la ley de regulación de los alquileres, aprobada por el Parlament de Catalunya. Es una ley que  prevé congelar y rebajar los alquileres, basándose en un índice de referencia marcado por la máxima institución catalana. Las inmobiliarias locales entienden que esta ley puede ayudar a regular los precios de las viviendas medias-bajas, las que sí que consideran que habían sufrido un incremento importante. Así lo señala Ricard Vilanova, de Vilanova Finques, que considera que la ley «puede ayudar a la juventud a emanciparse». Sin embargo, puntualiza la normativa, señalando que «los precios en Reus han subido, pero no estaba descontrolado, sobre todo en aquellas viviendas que son de calidad. Si pones en alquiler un piso en condiciones, deberías poner un precio que lo valga, pero entiendo que se deban regular las inflaciones de los pisos pequeños y antiguos, que no paraban de subir». Así lo comparte Martí, quien indica que la tendencia  de los últimos años era la de comprar y no alquilar: «Una hipoteca podría llegar a salir un 60% más barata. Esto se debe porque el alquiler de piso sin ascensor, en una tercera o cuarta planta, ha llegado a cifras de 400€ mensuales». Ella también considera que la Ley ayudará, «siempre que esté bien hecha y también proteja al arrendador».

El objetivo es avanzar en el derecho de la vivienda de la mano de agentes locales y ciudadanos

En ambos casos, han notado que los precios de los pisos en alquiler han dejado de subir desde el inicio de la pandemia, estabilizándose, así como la tendencia del usuario, quien «busca, ahora, que la vivienda tenga alguna salida exterior», señala Martí.

Consell Municipal d’Habitatge

Solucionar la cuestión de la vivienda «está en la agenda», determina Marina Berasategui, quien preside el Consell Municipal de l’Habitatge y es concejala de Urbanisme del Ayuntamiento de Reus. Precisamente el Consell Municipal de l’Habitatge será una de las principales herramientas para abordar esta cuestión. Se pondrá en marcha este otoño de la mano de agentes locales y territoriales vinculados con la vivienda y también participarán ciudadanos a nivel individual. «Queremos conocer la realidad, abordando la problemática de forma multifocal», señala. Entre los principales retos, destaca la mejora de la accesibilidad a la vivienda, «un derecho que tiene que ser efectivo. La concejalía ya trabaja en ello, con líneas de subvenciones que incentivan las rehabilitaciones, porque las viviendas tienen que ser dignas». También en este sentido, Berasategui apuesta por la regeneración del parque de vivientes ya existente «y dejar atrás el modelo expansivo». 

Temas

Comentarios

Lea También