Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Empieza el desescombro de la casa que se hundió en el Carme en octubre

Los trabajos, que se alargarán esta semana, comportan el corte al tráfico de la calle Alt de Sant Salvador

Joan Morales

Whatsapp
La máquina excavadora trabajando ayer en la retirada de escombros de la casa derruida. Foto: alfredo gonzález

La máquina excavadora trabajando ayer en la retirada de escombros de la casa derruida. Foto: alfredo gonzález

Una máquina excavadora de grandes dimensiones trabaja desde ayer por la mañana en los trabajos de desescombro de la casa del número 7 de la calle Alt de Sant Salvador que el pasado 16 de octubre se hundió interiormente. Aunque las obras para derruir la parte más afectada de la vivienda, que estaba deshabitada, se iniciaron nada más producirse el incidente, ahora toca retirar todos los escombros y acabar de completar el derrumbe controlado de lo que quedaba en pie.

Por este motivo, y teniendo en cuenta que la calle Alta de Sant Salvador es estrecha y de que la excavadora necesita espacio para moverse, la Guàrdia Urbana de Reus ha cortado al tráfico la vía, desviando la circulación rodada por la calle de Sant Esteve. Está previsto que los vehículos no puedan circular, como mínimo, hasta mañana jueves.

El hundimiento de esta casa de la calle Alt de Sant Salvador provocó un gran susto entre el vecindario el 16 de octubre, sobre las ocho y cuarto de la tarde. Un fuerte estruendo alertó a la gente de que algo había pasado y fueron los vecinos los que alertaron a los bomberos de este ruido y de la presencia de humo.

Los equipos de emergencia, una vez en el lugar de los hechos, lo primero que hicieron fue comprobar que no se habían producido heridos ya que la casa estaba deshabitada -de hecho tenía colgado un cartel en la fachada donde se anunciaba que estaba en venta- y además se dio la circunstancia de que el hundimiento fue interior, sin que cayese ningún cascote a la vía pública. Es más, la fachada, a pesar del hundimiento quedó en pie. Inmediatamente, el Ayuntamiento de Reus dictó una orden para que el propietario del inmueble tomase las medidas necesarias para garantizar la seguridad del edificio y posteriormente ordenó su derrumbe definitivo, ya que amenazaba ruina. Este inmueble es uno de los muchos edificios antiguos de esta zona del barrio del Carme, deshabitados y en estado de abandono. De hecho, el consistorio reusense trabaja en el control del estado de unas casas muchas de las cuales están en venta.

 

El caso de Sant Magí Alegre

Sin ir más lejos, el Diari publicaba en su edición del pasado domingo 16 de abril, que desde el Ayuntamiento de Reus se ha ordenado el derrumbe de una casa que hay en la esquina de las calles Sant Magí Alegre y Sant Vicenç, muy cerca de la plaza de la Llibertat, y que amenaza ruina.

En este caso también se trata de un inmueble deshabitado que en originariamente fue una fábrica textil y posteriormente un taller mecánico con parking. Desde hace unos años, el inmueble está cerrado pero los vecinos de la zona habían mostrado su preocupación ante el mal estado de la fachada,

Por esto motivo, el consistorio obligó, en primera instancia, al propietario poner una plancha metálica en la fachada y apuntalar las ventanas. Posteriormente, y tras comprobar que la casa amenaza ruina, ha ordenado al dueño que la derruya para evitar que pueda pasar una desgracia.

 

Temas

  • REUS

Lea También