Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fallece Joaquim Oliva, destacado empresario del sector del automóvil

Fue propietario de los concesionarios Peugeot en la provincia, de varios cines y presidente de la Cepta
Whatsapp
Imagen de archivo de Joaquim Oliva, en uno de sus concesionarios Peugeot. Foto: Lluís Milián

Imagen de archivo de Joaquim Oliva, en uno de sus concesionarios Peugeot. Foto: Lluís Milián

Empresario de los pies a la cabeza. Así era Joaquim Oliva Valls quien este miércoles falleció a la edad de 81 años. El mundo empresarial, no sólo de Reus sino de toda la provincia de Tarragona, ha lamentado la pérdida del que fuera propietario de los concesionarios Peugeot en la provincia de Tarragona.

Oliva estudió Derecho en la Universidad de Deusto pero su futuro profesional se desarrolló lejos de los bufetes de abogados. De hecho, una vez terminó los estudios superiores se trasladó a Madrid para ocupar un puesto como ejecutivo de cuentas en una productora de cine. Fue en el año 1957, un proyecto que no duró demasiado.

Su espíritu empresarial emergió coincidiendo con su regreso de la capital madrileña a Reus, en 1958. Por aquel entonces inició lo que décadas después se convertiría en un importante holding empresarial. Creó una de las primeras salas de fiesta de Salou, ciudad donde después cofundaría el Club Náutico. Su debut en el mundo de las dos ruedas se produjo en la misma época. Arrancó con la adquisición de la concesión de la marca de motocicletas Ossa. Después vino la representación de los tractores MAN y de las furgonetas Mercedes. En 1965 logró la concesión de los camiones Barreiros y de los automóviles Simca. Tras sucesivas denominaciones, Joaquim Oliva logró la representación de los vehículos Peugeot-Talbot, motocicletas Peugeot y de Renault Vehículos Industriales. Este ADN empresarial le llevó a poseer varios centros de distribución, en Reus, Tarragona y Tortosa, situándose como el Grupo de Concesionarios más importante de la provincia de Tarragona. Este esfuerzo le mereció en el año 2014 el premio Quality Awards que cada año entrega Peugeot España a los concesionarios que cumplen con los estándares de calidad exigidos por el fabricante.

Pero la trayectoria empresarial de Joaquim Oliva no se ciñó exclusivamente a la automoción. Como presidente de la Confederació d’Empresaris de la Provincia de Tarragona (CEPTA) fue un fiel defensor del Consorci del Camp de Tarragona, creado en 2011 por los alcaldes de Tarragona y Reus, Joan Miquel Nadal y Lluís Miquel Pérez. Oliva también heredó un circuito de cines que incluía en Reus el Monterols, el Kursaal, la Sala Reus o el Bartrina, y otros en Salou, Móra d’Ebre o Benissanet.

 

Un ejemplo

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, lamentó la muerte de Oliva, a quien definió como «un ejemplo de emprendeduría y trabajo, que defendió el nombre de Reus y se convirtió en un referente de una etapa de crecimiento empresarial en la ciudad». Por su parte, el presidente de la Cambra de Comerç de Reus, Isaac Sanromà, habló de Oliva como «un empresario de raza, un ejemplo para emprendedores, un hombre de carácter, con un gran cariño por la ciudad donde desarrolló su fructífera existencia». El funeral serà este jueves a las doce del mediodía en la Prioral de Sant Pere.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También